Matilde Barrientos piropos
Matilde Barrientos, de 65 años, ha escrito una de las cartas de amor ganadoras del certamen. Jorge París

El amor no tiene edad. Puede parecer un tópico, pero los participantes del concurso organizado en Madrid han demostrado que el viejo dicho es cierto.

Entre los casi 160 trabajos presentados, todos ellos escritos por usuarios de residencias y centros para mayores de la región, la Consejería de Familia y Asuntos Sociales ha seleccionado cinco cartas (las dos más simpáticas, la más emotiva, la más romántica y la mejor ilustrada) y tres piropos.

"Si la belleza fuera..."

Eres lo mejor que he visto, ¿por qué no pasas tres veces?

El piropo más simpático fue éste de Lorenzo Sanz: "Eres lo mejor que he visto. ¿Por qué no pasas tres veces?". El más gracioso, el de Purificación Balas: "Cuando yo te vi  venir, le dije a mi corazón: vaya una piedra bonita para dar yo un tropezón".

Amparo Canel es la autora del más romántico: "Si la belleza fuera pecado, tú estarías condenado al fuego eterno".

Las cartas y los piropos premiados este certamen serán recogidos próximamente en un libro, Toda una vida, que editará el Servicio Regional de Bienestar Social.

"La primavera no me altera"

"Estaba fatigada y caía la lluvia. El viento sollozaba entre los álamos. Las nubes corrían por el cielo como un escuadrón derrotado". Así comienza la carta Buscando al amado, de Matilde Barrientos, ganadora en la categoría de mejor ilustrada.

Barrientos, de 65 años y "felizmente casada", cree que el amor "no tiene edad, aunque sí evoluciona", y afirma que la primavera no le altera la sangre, "si niquiera de joven".