Una madre agrede a cuatro profesoras en un colegio de Granada

La Junta de Personal Docente convocó el miércoles un paro de 15 minutos. Las maestras están de baja porque tienen miedo.
Puerta del colegio, donde un cartel prohíbe entrar a los padres.
Puerta del colegio, donde un cartel prohíbe entrar a los padres.
Torres
Los profesores del colegio María Zambrano, en Almanjáyar, donde el pasado viernes cuatro maestras fueron agredidas por una madre, no quieren hablar a cara descubierta. «Lo mejor es que pongáis fuentes del centro –afirma uno de los docentes–. No, no es miedo, es que después tenemos que tratar con los padres y, bueno... no todos lo comprenden». La Junta de Personal Docente convocó el miércoles una concentración de 15 minutos en solidaridad con sus compañeros.

La situación en este colegio de infantil y primaria de la zona norte de Granada no es diferente a la de otros centros de la provincia. «Aquí –dice uno de los profesores–, los conflictivos no son los niños (los mayores tienen 11 años). El problema son los padres». Y uno de ellos, la madre de un menor de cinco años, es la que ha protagonizado el último episodio de violencia escolar.

Los profesores relatan que el día 9 la mujer acudió al centro para pedir explicaciones sobre una pelea que tuvo su hijo en el recreo. «Pero el patio no era el mejor lugar para hablar, así que le dijimos que viniera más tarde».

Y eso fue lo que hizo, la madre fue a la salida del colegio y, «entre gritos, amenazas e insultos, agredió a las profesoras».

Las docentes están de baja. Mientras, la agresora va todos los días a recoger a su hijo.

«Parece que está más tranquila»

La madre que agredió a las cuatro profesoras «parece que está más tranquila y ha hablado con el equipo directivo», afirma uno de los profesores.

«La mujer dice que fue un calentón y que se le fueron los nervios». Las profesoras agredidas están de baja por problemas psicológicos, «creados por el miedo. ¿Quién les asegura que las amenazas son mentira?».

ENTREVISTA: Pilar Albeleira. Psicóloga clínica

«Tienen vergüenza de contar lo que les pasa»

¿Cuál es la causa de que el profesor sufra tanto estrés?

El instituto y los padres delegan cada vez más en ellos. Es el colectivo con más casos de ‘quemados’.

¿Cómo se sienten los que sufren este problema?

Muchos acumulan este mal desde hace algunos años, lloran y, sobre todo, sienten impotencia, y muchos tienen vergüenza de contarlo.

¿Pueden ayudar los padres?

Deberían apoyarlos, en vez de dar siempre la razón a sus hijos. También ponerles unos límites y prestar más atención a los niños. La educación es un asunto de todos.

¿Qué soluciones hay?

Deben hablar, denunciarlo. Nosotros hacemos charlas gratuitas en colegios para ofrecerles distintos consejos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento