Logo del sitio

El calor de este verano será el culpable de que la batería del coche no arranque en invierno

En invierno las temperaturas bajan considerablemente y hay que estar preparado para cualquier situación que se pueda dar en la carretera.
Por cada grado que baja la temperatura, la batería del coche pierde capacidad.
Pixabay

La batería del coche tiende a fallar más durante los meses de invierno. La bajada de las temperaturas requiere un mayor esfuerzo para que el coche arranque y, de hecho, "la capacidad de la batería se reduce por cada grado que baje la temperatura”, señalan desde 'Elige calidad, elige confianza', la iniciativa formada por una veintena de los principales fabricantes de componentes de automoción. 

No obstante, aunque pensemos que la pérdida de capacidad de la batería está provocada por el frío, realmente han sido las elevadas temperaturas de este verano las que van a causar sus fallos. Y es que, con el calor, las baterías sufren un proceso de autodescarga.

"Efectivamente, las baterías fallan en invierno, pero su deterioro se produce en verano", explican desde ECEC, ya que "la batería es un producto activo que sufre desgaste con el tiempo, se use o no, y por lo tanto llega un momento en el que pierde todas sus prestaciones y deja de funcionar". Y aunque la batería se almacene en condiciones óptimas, está continuamente sometida a "un proceso de autodescarga" que se acentúa todavía más cuando las temperaturas son elevadas, como este verano pasado. 

Una mayor demanda de batería

¿Qué es lo que sucede, entonces, en invierno? "Lo que ocurre es que la baja temperatura del motor y del aceite demandan a las baterías mayor potencia de arranque, que en ocasiones no se consigue dado el deterioro que han sufrido durante el verano", resumen desde esta iniciativa. Las bajas temperaturas del invierno influyen, al mismo tiempo, en el proceso químico que tiene lugar en el interior de la batería, lo que también afecta al arranque y la recarga. Por último, el esfuerzo de todos los extras que usamos en invierno (los sistemas de calefacción, sobre todo) y que también se alimentan de la batería le exigen un mayor trabajo. 

Para combatir los efectos de las temperaturas, los fabricantes de este componente realizan una importante labor en materia de I+D+i para mejorar su autonomía y aceptación de carga por encima del 30%, lo que reduce el riesgo de avería o descarga de la batería, mejorando su rendimiento incluso en condiciones meteorológicas extremas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento