Logo del sitio

Blitzen Benz, el primer coche que consiguió alcanzar los 200 km/h de media de la historia

Un ejemplar del Blitzen Benz en el salón Retromobile de París en 2013.
Un ejemplar del Blitzen Benz en el salón Retromobile de París en  2013.
Thesupermat/Wikicommons

La velocidad es uno de los rasgos que más atraen a los grandes aficionados al motor. Aunque existan límites en carretera, los coches más rápidos y potentes se ponen a prueba en competiciones, circuitos y en celebraciones de récords en los que, a día de hoy, se superan los 400 kilómetros por hora. 

Aunque en la actualidad cualquier coche con una potencia decente es capaz de alcanzar los 200 kilómetros por hora, en los inicios del siglo XX esta velocidad se consideraba algo imposible hasta que un modelo fabricado por Benz consiguió romper el límite y alcanzar esta cifra en el circuito de Brooklands. 

El Blitzen Benz salió de la fábrica de Benz en Mannheim (Alemania) en 1909 y ese mismo año se coronó como el coche más rápido del mundo al alcanzar en este circuito inglés los 202,7 kilómetros por hora. El 9 de noviembre de ese año fue el piloto francés Victor Hémery el encargado de batir el récord mundial de velocidad a los de la primera unidad de este Benz. 

Se fabricaron un total de 6 unidades del Blitzen y, a día de hoya, solamente quedan dos. Una está en manos de la casa Mercedes Benz y el otro pertenece a un coleccionista privado. 

Dos hitos más y un amargo final

El 23 de abril de 1911, Bob Burman volvió a romper el récord de velocidad con un registro de 228,1 kilómetros por hora en la playa de Daytona. En esta fecha no solo se alcanzó este récord, sino que se superó la marca absoluta de velocidad máxima por encima de la establecida por el piloto Glenn Curtiss en 1907 sobre su motocicleta V-8. 

Un Blitzen Benz en el Festival de Velocidad de Goodwood de 2015.
Un Blitzen Benz en el Festival de Velocidad de Goodwood de 2015.
Edvvc/Wikicommos

La tercera ocasión en la el Blizten tuvo oportunidad de lucirse en el mismo circuito en el que se estrenó por primera vez fue en 1914 a manos del británico Lydston Hornsted. Alcanzó una marca oficial de 199,7 km/h marcando así el primer récord sobre un recorrido de ida y vuelta, establecido de acuerdo con las reglas de la Asociación Internacional de Clubs del Automóvil.

A partir de esta fecha, el Blitzen fue adaptado para los circuitos de carreras, aunque este experimento no duró demasiado: en 1923 quedó inutilizado y, a día de hoy, solo quedan los registros de estos hitos del mundo del motor y dos unidades de exposición para rememorar sus logros. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento