Logo del sitio

Todos los impuestos que ya pagan los conductores y propietarios de vehículos: más de 1.000 euros de media al año

Ya sean del coche, de vida, de la casa o de salud entre otras muchas variables. Pueden ser mensuales o anuales, pero es recomendable tener en cuenta el dinero que va a suponer y tenerlo en previsión.
Anualmente, hay que pagar el impuesto de circulación.
Pixabay/stevepb

La posibilidad, cada vez más real, de que los conductores tengan que abonar los kilómetros que recorren de la red de autovías del Estado ha activado toda una serie de quejas y reclamaciones por parte de muy diversos sectores relacionados con el tráfico rodado. Desde la seguridad vial hasta los transportistas profesionales, hay pocos argumentos a favor del pago de esta nueva tasa. 

Como bien señalan desde varias asociaciones, los conductores españoles y propietarios de vehículos ya pagan suficientes tasas. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles, en España cada conductor abona cerca de 1.068 euros de media al año en impuestos relacionados con el uso del coche (y eso que es uno de los país donde menos se paga). Este total contempla el impuesto sobre los carburantes, el IVA de las ventas y reparaciones o los impuestos de matriculación y circulación. 

Qué impuestos pagan los conductores

El impuesto de matriculación solo se paga una única vez y es cuando se adquiere el vehículo por primera vez y se le otorga un número de placa. El precio de este impuesto se calcula según las emisiones del vehículo, quedando exentos los eléctricos y pasando a cobrar más los más contaminantes. Este año estaba prevista la subida de este gravamen, pero el Gobierno finalmente decidió modificar las cuotas de emisiones para retrasar el aumento de este impuesto al año que viene.

El otro gran impuesto es el de circulación, que se paga cada año pero de manera local, ya que son los ayuntamientos los que se encargan de su gestión y recaudación. Se calcula según la potencia fiscal del vehículo y algunas ciudades son mucho más económicas que otras para domiciliar el coche o la moto.

Además de estos pagos, habrá que abonar el IVA del 21% sobre la compra de un nuevo vehículo (4% para las personas con movilidad reducida) y el impuesto sobre transmisiones patrimoniales a Hacienda cuando la transacción sea de segunda mano o entre particulares. A estas cantidades hay que sumar, finalmente, los impuestos que gravan los carburantes fósiles y que suponen un 54% del precio de la gasolina y un 46% en el caso del diésel.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento