Vinokourov, premio a la constancia
Valverde, a la izquierda, felicita a Vinokourov en el podio final de la Vuelta 2006.(Victor Fraile / Reuters)
La Vuelta 2006 echó ayer el cierre en la madrileña plaza de Cibeles coronando al kazajo Alexandre Vinokourov como el nuevo ganador de una general que no le ha puesto fácil Alejandro Valverde, al final segundo. La última etapa, una jornada de 150 kilómetros con salida y llegada en Madrid, volvió a resolverse al sprint, donde el alemán Erik Zabel fue el más rápido.

Zabel, además, logró su primera victoria en la siempre prestigiosa última etapa de una gran vuelta, después de haber sumado hasta cinco segundos puestos en París (Tour), dos en Madrid (Vuelta) y otro en Milán (Giro). Vinokourov, por su parte, también lograba su primer triunfo en una carrera de tres semanas, después de haber sido el jersey oro durante las últimas cinco jornadas. «Ha sido una Vuelta muy dura y complicada», señaló el kazajo. «No lo podría haber logrado sin el gran trabajo de mi equipo», añadió el corredor, que se lleva tres etapas en el zurrón.

Valverde, luego de ocho días como líder, logra su segundo podio en la Vuelta, tras el tercer puesto de 2003: «Estuve cerca de la victoria, pero Vinokourov ha sido el más fuerte». El murciano sigue madurando como corredor y la próxima semana será el jefe de filas absoluto de la selección española en el Mundial de Salzburgo (Austria).

Vinokourov, ambición y sacrificio

Hijo de un electricista y una informática, Alexandre Vinokourov (Petropavlovsk, 16-9-1973) impuso su pasión por la bicicleta a unos padres reacios a los gustos de su hijo. Su talento y ambición le llevó pronto a Europa, la meca del ciclismo. En 1998, en su primer año de profesional en el equipo francés Casino, Vino logró seis victorias. El T-Mobile de Jan Ullrich lo fichó y llegaron más éxitos. La muerte de su gran amigo Andrei Kivilev en 2003 fue un gran palo para él. Ese mismo año acabó tercero en el Tour, una carrera que sueña con ganar. Este año, cuando era uno de los favoritos, su equipo no pudo tomar la salida como consecuencia de la operación Puerto contra el dopaje en el ciclismo.

Después del trauma que supuso la exclusión del Tour, necesitaba saber que podía con una grande» A. Vinokourov Ganador de la Vuelta Ciclista a España 2006.