El equipo dirigido por Chus Mateo ya no tendrá que soportar la enorme presión que significaba no haber sumado ni un solo triunfo en la temporada. A priori, el rival no debe presentar problemas para que el CAI ofrezca la primera alegría de la temporada a su parroquia.