La suerte estuvo ayer con el Atlético, que hizo uno de los partidos más lamentables de la temporada, pero acabó ganando a una Real que, aun sin Nihat, pudo llevarse los tres puntos si hubiera tenido algo más de puntería. Es resultado es injusto, pero palía en parte la media docena de choques en los que el Atleti mereció puntuar esta campaña y se quedó sin premio, como el del domingo pasado en El Madrigal.

Quitando el golazo de Antonio López, desde el borde del área tras dejar pasar Ibazaga un centro de Gronjkaer, los rojiblancos no hicieron méritos para llevarse la victoria y el Calderón, que suele ser fiel pase lo que pase, se lo recriminó. El público no paró de pitar durante toda la segunda mitad a un bloque sin ideas que lo único que hizo medianamente bien fue capear el temporal para sumar tres puntos vitales de cara a meterse en Europa, que cada vez está más difícil.

LA CLAVE

Antonio lópez

Un acertado derechazo del centrocampista rojiblanco dio tres puntos a su equipo. Sin orden ni juego, la fortuna fue la mejor arma atlética.

LA FIGURA

Gronjkaer

Al margen de Antonio López, qué golazo, el danés fue de nuevo el mejor del Atlético. No para de buscar el gol, aunque necesita ayuda y no la encuentra.

EL DATO

Era evidente

César Ferrando, aún padeciendo un cólico nefrítico, reconoció al final que «lo mejor ha sido el resultado, no hemos estado finos».