Noya, un campeón obligado a retirarse
Javier Gómez Noya, sobre la bicicleta. Foto
El Consejo Superior de Deportes (CSD) pidió a la Federación Española de Triatlón la inhabilitación de la licencia federativa de Noya «para toda competición oficial», alegando «motivos de salud». El informe de la cardióloga del CSD Araceli Boraíta señaló que el deportista gallego sufre una valvulopatía aórtica congénita, lo que lo incapacita para la competición al máximo nivel.

Viajó a Londres

Ante las circunstancias, Gómez Noya, de 22 años, no se dio por vencido y viajó a Londres para hacerse un reconocimiento con el doctor McKenna, del equipo de cardiología del hospital San Jorge, que ya se postuló en 2003 contra el CSD y a favor de la continuidad del gallego. Ese mismo año se proclamó campeón del mundo sub-23 de la especialidad, demostrando que se encontraba perfectamente.

«En el caso de que llegara a unos límites extremos, evidentemente yo sería el primero que pararía, pero mientras que eso no suceda me gustaría seguir, porque el triatlón es mi vida», señaló Noya.