La selección noruega revalidó ayer su título mundial en la prueba de relevos 4510 kilómetros de esquí de fondo, al superar a alemanes y rusos en los campeonatos que se disputan en la ciudad germana de Oberstdorf. 20.000 aficionados vieron la carrera en directo.