Ni la maldición del 9 –atribuida a las malas estadísticas goleadoras de los últimos jugadores del Valencia que han portado ese dorsal (Kluivert, Corradi y Salva)– ha podido frenar a Fernando Morientes en este arranque de la temporada. El ex delantero del Madrid, de 30 años, ha pasado de jugar de forma esporádica en el Liverpool de Rafa Benítez, sólo ocho tantos la pasada campaña, a ser decisivo en el equipo de Quique Sánchez Flores. Morientes, que está haciendo méritos para volver a la selección, lleva cuatro goles en los dos últimos partidos que ha disputado y con 30 tantos es el séptimo goleador de la Champions. El pasado martes en Atenas le hizo tres tantos al Olympiakos, y en el inicio liguero marcó ante el Betis. Parece que el cacereño ha vuelto a ser el de siempre: un futbolista que vive para el gol y que llevó al Mónaco a la final de la Champions en la campaña 2003-2004, siendo el máximo goleador de la competición, con nueve dianas.

Fotogalería de morientes en www.20minutos.es

Ya brilla en Valencia: El delantero ha aterrizado esta temporada y ya ha demostrado su capacidad goleadora. Lleva un total de cinco goles en cuatro partidos.

Líder en Mónaco: Cedido por el Madrid, Morientes llegó al Mónaco en la campaña 2003-2004 y jugó la final de la Champions. Marcó un total de 19 goles, cifra considerable.

Sin suerte: El fútbol de Morientes no acabó de cuajar en la Liga inglesa, donde ha estado las dos últimas campañas anotando 11 goles. No tuvo demasiadas oportunidades en los reds de Benítez.

Siempre hizo goles: En sus siete campañas en el Madrid, Morientes siempre demostró su olfato. Entre Copa, Liga y Champions, casi siempre rozó o superó la veintena  de tantos.