En su lucha por sobrevivir en el mundo musculado y machista de su país, México, Maribel Domínguez, alias Marigol, actual jugadora del Barcelona, también ha tenido que soltar pedazos de corazón y coraje.

¿Qué le sugiere eso de México lindo y querido?

Si estás fuera de México y lo escuchas, te das cuenta del amor que sientes por tu país.

¿Le gusta Fox como presidente?

Pienso que es una persona muy agradable y trabajadora, alguien que está haciendo lo indecible para que México tenga presencia en el marco internacional, y su viaje a España así lo demuestra. Fox está consiguiendo que los mexicanos dejen de pelear entre sí y se centren en el desarrollo del país.

¿Conoce algún narco corrido?

No, sólo los corridos normales, los de siempre, los de rancheros y caballos, los que cantaban Jorge Negrete y Pedro Infante, sobre todo Pedro.

¿Se atreve a tararearme alguno?

Me encanta ese que dice: «... éste es el corrido del caballo blanco...» Me lo sé entero, pero ahorita ando con la voz rota.

¿Como la de Chavela Vargas?

No, por favor, Chavela es una gran cantante, y yo desafino demasiado. Lo mío es jugar al fútbol.

¿Qué opina del papel de la mujer mexicana?

La mujer mexicana está rompiendo barreras en la política, la música y el deporte, y está demostrando que el llamado sexo débil no es tal.

¿Cómo se explica eso en un país tan machista?

Me duele decirlo, porque es mi país, pero es cierto. México es una nación machista. En el pasado lo era mucho más, pero hay que reconocer que todos estamos haciendo un gran esfuerzo, y el fenómeno machista está en retroceso. Tengo claro que la mujer no debe ir detrás del hombre, sino a su lado.

¿Por qué matan a tantas en Ciudad Juárez?

No creo que mueran más mujeres en Ciudad Juárez que en otras partes de México. Es una leyenda negra.

¿Qué piensa de María Félix?

Era una señorona, una mujer de enorme personalidad con la que no pudieron todos los machistas de México. Impuso su ley y su fuerza en un mundo de hombres.

¿La admira?

Sí, mucho. Me hubiese gustado parecerme a ella, porque transmitía fuerza y nunca se traicionó a sí misma.

¿Y Sor Inés de la Cruz?

También la admiro muchísimo. Ella tuvo muchas veces que disfrazarse y pasar por hombre para escribir poemas y entrar en la escuela y en los sitios reservados sólo para hombres. Yo también me tuve que disfrazar demasiadas veces de hombre para poder jugar al fútbol en equipos masculinos.

¿Cómo ha podido tirar hacia adelante?

Por ganas y por el amor que le tengo al fútbol.

¿Le han intentado ofender mucho?

Me han dicho y gritado de todo, desde mono a piojosa, pero siempre lo he tomado como parte del show.

¿Con quién se queda, con Borbolla o Hugo Sánchez?

Los dos jugaron en el Real Madrid y por eso tienen un gran cartel y respeto en México. Pero por cercanía, estilo y garra, me quedo con Hugo.

¿Cómo ve el nivel del fútbol femenino español?

Me he llevado una gran sorpresa. Hay algunas chicas de entre catorce y quince años que tienen una técnica individual y un sentido colectivo del juego impresionantes. En poco tiempo, España contará con auténticas cracks.

¿Ha descubierto Barcelona?

Voy poco a poco. He empezado por las Rambles, que me encantan, pero lo que realmente me ha dejado boquiabierta ha sido el Mercat de La Boqueria. Nunca había visto nada igual, los puestos de  frutas son los que más me gustan. He encontrado frutas de sabores, colores y olores que nunca había probado.

¿Echa algo en falta?

Las películas de Cantinflas. Don Mario es mi cómico preferido.