El corredor Juan Carlos de la Ossa, subcampeón de Europa, revalidó ayer su título nacional de cross largo, en la localidad zamorana de Toro, tras una formidable exhibición de resistencia y tesón y una dura pugna con el marroquí Ayam Lamdassem, que se resolvió en el último tramo en favor del español. Tras la carrera, un exultante De la Ossa apuntó que «ha sido un buen test para el mundial, ya que allí también el circuito será muy rápido. Será mi primer mundial, y tengo claro que mi reto es situarme entre los 20 ó 25 primeros». El de Tarancón, no obstante, no quiere lanzar las campanas al vuelo y es consciente de la dificultad que entraña cumplir las expectativas en este tipo de citas tan exigentes:

«Ojalá me respeten las lesiones para trabajar los 10.000 metros, que es mi distancia. En lo referente al récord de España (en poder de Fabián Roncero con 27: 14), creo que eso todavía son palabras mayores». En el cuadro femenino, Rosa Morató se adjudicó la prueba y aseveró que «este recorrido, aunque las demás se quejaran, a mí me ha parecido perfecto».