El meta del Valencia Cañizares, que recibió pitos del público porque un error suyo propició el empate del Málaga el domingo, asegura que «los silbidos duelen, porque tengo sentimientos, pero no es el peor momento de mi carrera. Erré en un gol y nos costó el partido, pero es un fallo puntual». Por su parte, Vicente anotó ayer dos goles en el entrenamiento.