Ésa fue la frase más escuchada a los patrones en la salida de la Vuelta al Mundo de Vela en Vigo. En sólo tres días esta advertencia se ha confirmado y seis embarcaciones, todas menos el ABN Amro II, se han retirado a costas portuguesas para reparar sus averías. El español Movistar ha roto la quilla pivotante.