Un millón de mamás contra 'Lucifer'

Un 'lobby' conservador pretende boicotear el lanzamiento de la nueva serie de terror de Fox.
Un millón de mamás contra 'Lucifer'
Un millón de mamás contra 'Lucifer'

Desde los años 30 del siglo pasado, cuando la Legión Católica de la Decencia tenía en un puño a las productoras de Hollywood, los boicots a películas y series por parte de asociaciones conservadoras no son nada demasiado nuevo. En 2015 ya hemos visto un caso (algo ridículo por lo demás) formado en torno a Mad Max: Furia en la carretera y su presunta agenda zquierdista-feminista. Pero el caso que nos ocupa ahora es especial, al menos debido a las partes en conflicto: a un lado, tenemos al mismísimo Satán, o Lucifer para los amigos. En la otra esquina del ring, nada menos que a Un Millón de Mamás.

Precisemos: aquí, el nombre Lucifer no se refiere propiamente al Ángel Caído y Príncipe de la Mentira, sino a un cómic aparecido en 1999, escrito por Mike Carey y creado por DC Comics (dentro de su línea Vertigo) como spin off de la popularísima colección Sandmande Neil Gaiman (Los mundos de Coraline). El tebeo, que concluyó en 2007, tendrá el año que viene una adaptación televisiva en Fox, escrita por Tom Kapinos (Californication), dirigida por Len Wiseman (el responsable de la saga Underworld) y con Tom Ellis (Érase una vez, Doctor Who) interpretando al Mismísimo. En la historia, un Satán aburrido de las cosas infernales decide colgar el tridente, mudarse Los Ángeles (una ciudad que, según muchos, tiene lo suyo de demoníaca) y abrir un bar de copas, desde el cual seguirá jugando con sus frágiles presas humanas y causando el mal por doquier. Hasta aquí, tenemos una buena ocasión para una serie de intrigas sobrenaturales y comedia negra, siempre que la cadena no lo mande todo al guano. Y es en este punto donde el millón de mamás entra en escena.

En realidad, hablamos de One Million Moms, una página web lanzada por la American Family Association, el equivalente en EE UU de nuestro Foro de la Familia. Desde este sitio de internet se han lanzado campañas contra contenidos audiovisuales poco aceptables desde un punto de vista cristiano, evangélico y de derechas, entre los que destacan la aparición de Ellen DeGeneres (lesbiana fuera del armario) en la publicidad de unos grandes almacenes de Texas, los presuntos contenidos gays y antirreligiosos de Glee y, en general, todas aquellas películas y cómics que muestren personajes de sexualidad no normativa, con el socorrido "¿Es que nadie ha pensado en los niños?" como divisa.

Como era de esperar, la aparición de Lucifer no le ha sentado nada bien a One Million Moms. Ultrajada ante una serie que describe al Maligno como "un buen tipo", y que "se aparta de las auténticas enseñanzas de la Biblia", la web lanzó la semana pasada una recogida online de firmas para cancelar el estreno de la serie. Señalemos que la petición de marras ha obtenido, cuando escribimos esto, 12.841 apoyos. Algo menos de un millón, pero aún así una cifra considerable.

Para empezar, las y los responsables de One Million Moms parecen no haberse leído ni Lucifer (el cómic) ni Estación de nieblas, el arco argumental de Sandman que le dio origen: si lo hubieran hecho, no sólo descubrirían que tanto Mike Carey como Neil Gaiman tienen conocimientos de teología e historia de las religiones muy por encima de la media. También podrían ver que la perspectiva del tebeo con respecto a su personaje principal es muy similar a la de series como Dexter o, sobre todo, Hannibal. Puede que el Lucifer de las viñetas nos resulte fascinante, o incluso simpático, pero los autores nunca nos dejan olvidar que es un grandísimo cabronazo y que su relación con la especie humana es, siendo generosos, la de una araña con las moscas.

Para seguir, es bueno tener en cuenta que la iniciativa parte de la American Family Association, un lobby entre cuyos grandes éxitos se hayan la equiparación de la homosexualidad con el nazismo y la oposición a las campañas contra el acoso escolar en EE UU (por considerarlas "una promoción del estilo de vida homosexual en los colegios"), amén de considerar una buena idea el secuestro de niños criados por parejas del mismo sexo.

En cualquier caso, el guionista Neil Gaiman (creador de Lucifer, el personaje de cómic) se ha dado por enterado de la noticia. Y ha aprovechado para publicar un bonito recuerdo en su página de Tumblr: "Parece que fue ayer (en realidad, fue en 1991) cuando Madres Preocupadas por América [otro grupo conservador] nos advirtió de que iban a boicotear Sandman porque salían personajes gays, bisexuales y transexuales", escribe el autor inglés, cuyo cómic tendrá una adaptación televisiva a cargo de Joseph Gordon-Levitt. Según indica, los autores de dicha amenaza aseguraron que la campaña sólo se detendría "si escribíamos a la American Family Association prometiéndoles que seríamos buenos". "A lo mejor no se han enterado de que eso no les funcionó aquella vez", concluye, con un tono entre lo airado y lo cachondo. Recordemos que Sandman 

Por otra parte, tal vez el 'millón de mamás' no necesite preocuparse en exceso: Constantineotra serie televisiva basada en un personaje de DC/Vertigo, se cayó de la parrilla de la NBC tras una única temporada que no dejó satisfechos ni a los fans ni al público generalista. Si los responsables de Lucifer no consiguen darle a su producto el tono adecuado, las firmantes de la petición sólo tendrán que arrellanarse en el sofá y esperar que, una vez más, sean las críticas y las cifras de audiencia las que lleven a cabo la Obra del Diablo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento