Tráiler de 'Ana, mon amour': ¿es imposible el amor en pareja?

El rumano Călin Peter Netzer estrena ‘Ana, mon amour’, una reflexión tan amarga como certera sobre las miserias consustanciales a la vida conyugal.
Tráiler de 'Ana, mon amour': ¿es imposible el amor en pareja?
Tráiler de 'Ana, mon amour': ¿es imposible el amor en pareja?

Călin Peter Netzer ya había ganado varios premios en festivales con sus dos primeras películas –María (2003) y Medalla de honor (2009)– antes de ganar el Oso de Oro de la Berlinale y obtener el consiguiente prestigio internacional gracias a Madre e hijo (2013), demoledor estudio de la corrupción enquistada en la sociedad rumana y del egoísmo y la manipulación que el amor materno a veces enmascara. Aunque también enraizada en el realismo que articula buena parte del llamado Nuevo Cine Rumano, Ana, mon amour se muestra menos interesada que sus predecesoras en lo social y más en la intricada psicología que define la vida conyugal.

“Habla de la imposibilidad de construir una pareja”, asegura Netzer de una película que no oculta la influencia recibida de las reflexiones que sobre el asunto hizo Ingmar Bergman en obras como Pasión (1969) y Secretos de un matrimonio (1973).

Ana, mon amour, en efecto, traza el progreso de la relación entre Ana (Diana Cavallioti) y Toma (Mircea Postelnicu) durante una década, empezando por el momento en el que, siendo estudiantes, se sintieron mutuamente atraídos mientras discutían sobre Nietzsche –el cine rumano es así–. No tarda en quedar claro que lo que define la convivencia son la inestabilidad mental de ella, por un lado, y la patológica necesidad de controlar de él, por otro.

Como su título deja claro, la película está contada desde el punto de vista de Toma. Ana empieza siendo su amante pero con el paso del tiempo se convertirá más bien en una causa. “Me interesaba que Toma fuera entendiendo hasta qué punto Ana y él eran codependientes”. Para hacerlo, el director estructura el relato no de forma cronológica sino como una sucesión de momentos que recrean las sesiones de terapia que Toma sigue, y que logran reproducir el modo en que la mente trata de hallar un orden en la entropía de los recuerdos. “Siempre me ha interesado el psicoanálisis; recurrí a él durante 10 años”, recuerda Netzer. “Y me parece que no hay suficientes películas que hablen de ello de forma seria”.

Ana, mon amour se estrena el 25 de agosto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento