[SEFF 2017] Algo muy gordo pasa en Sevilla

Berto Romero la lía en la segunda jornada del festival de cine europeo
[Festival de Sevilla] Niños, niñatos y Mario Casas
[Festival de Sevilla] Niños, niñatos y Mario Casas

¿De qué se habla hoy en Sevilla? De Algo muy gordo, el falso making of que compite en la sección Las Nuevas Olas del festival. Carlo Padial, que ya buceó en los sinsabores del documental en Mi loco Erasmus, continúa por la senda del, llamémosle, cine del fracaso. En esta ocasión, el de un director indie que se alía con Berto Romero para hacer por fin una comedia convencional con efectos digitales, la historia de un guionista de tele que ha de volver al colegio por un error administrativo. Por mucho que sea un éxito que un grupo como Zeta produzca un filme a los márgenes, el fracaso, efectivamente, está asegurado desde el arranque mismo de Algo muy gordo, película que se esquiva a sí misma y prefiere explorar los mimbres de un rodaje repleto de colchonetas y cromas verdes. De premisa brillante, con Berto en estado de gracia con y sin traje de captura de movimiento, y unos secundarios sembrados –Carlos Areces, Javier Botet…–, Algo muy gordo narra el naufragio de un rodaje que termina sin director y con el equipo intentando terminar la película en plan Pirandello. Intelectualizándola como hacía su compinche Miguel Noguera en sus ultrashows, Padial pretende dinamitar la comedia desde dentro, romperla, reinventarla, convertirla en algo triste e incluso conseguir que no haga gracia. Y cierto, cabe preguntarse a la salida del cine con ese regusto extraño –posthumor, lo llaman– si lo que acabamos de ver es una comedia. Pero también es extraño cuando, como aquí, fracasar es un triunfo.

¿Qué hemos visto? Tarde de documentales. Primero, Caballo de viento, de Moisés Salama, dentro de la sección Panorama Andaluz. Salama hace intrahistoria construyendo un entrañable retrato de Nando, un hombre enfermo que aprovecha su diagnóstico para repasar su vida, desde su juventud ácrata post Mayo del 68 hasta su renacida ilusión ante el 15M. Después, Vedete, sono uno di voi, elegante aproximación al jesuita Carlo Maria Martini a través de imágenes de archivo de la historia de Italia comentadas poéticamente por el que llegaría a ser arzobispo de Milán.

https://vimeo.com/240144314

¿Con quién has hablado? Con Carles Marques-Marcet, director de Tierra firme, que inauguró ayer el festival. La entrevista se podrá leer en el número de diciembre de Cinemanía.

¿Qué esperamos de la jornada de mañana? Tenemos todas nuestras expectativas puestas en Zama, la aclamada última película de Lucrecia Martel, responsable de maravillas como La ciénaga o La mujer sin cabeza. ¡Y nos da mucha pena que no venga a presentarla!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento