Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

Un usuario de Letterboxd ha descubierto que existen varias películas sobre divorcios con demasiados puntos en común (Scarlett entre ellos).
Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio
Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

En Letterboxd puedes hacer listas de películas con el motivo que te dé la gana. Cada usuario hace  las que quiere y puede cotillear las del resto para darse atracones de, por ejemplo, películas dramáticas de Adam Sandler, cine coreano que antes no veía nadie pero del que ahora todo el mundo es experto o, yo qué sé, películas americanas de actores españoles que intentaron triunfar en Hollywood y luego no.

El caso es que un tipo muy hábil, en el fondo lo que ha hecho no es tan rebuscado pero lo ha hecho el primero y eso tiene mucho mérito, ha realizado la siguiente lista:

Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

Películas de autor en las que un/una cineasta muy respetado/a procesó su divorcio en la vida real colocando a Scarlett Johansson en una relación deteriorada con un hombre que es un creador de contenido de algún tipo.

Por orden cronológico:

Lost in Translation está dirigida por Sofía Coppola. Una película de culto en la que la directora cuenta, a través de su alter ego interpretado por Scarlett Johansson, como se fue a pique su relación, con el también director de culto Spike Jonze, utilizando a un actor de parecido razonable que interpreta a un fotógrafo a puntito de triunfar a lo grande.

Her está dirigida por (la vida puede ser maravillosa) Spike Jonze 10 años después de Lost in Translation y cuenta como un tipo interpretado por Joaquin Phoenix que escribe cartas por encargo no supera su divorcio con una escritora que conoció cuando era joven y que es interpretada por Rooney Mara (que por supuesto tiene un parecido razonable también a Sofía Coppola). Aquí Scarlett Johansson interpreta a un sistema operativo de Inteligencia Artificial que se enamora del protagonista.

Historia de un matrimonio está dirigida por el también director de culto Noah Baumbach y relata lo difícil que fue su divorcio con la actriz Jennifer Jason Leigh a través de dos personajes interpretados por Adam Driver y Scarlett Johansson. Él es un reputado director de teatro en Nueva York y ella es una actriz cuya carrera comienza a despegar en Los Ángeles.

Ahora muchos fantaseamos con que Jason Leigh dirija su propia versión de Historia de un matrimonio eligiendo también a Scarlett Johansson para cerrar este fantástico círculo narrativo de gritos, silencios incómodos, paseos por la ciudad y gente mirando por las ventanas de los hoteles y de los trenes. Pero mientras esto ocurre esta lista nos sirve para darnos cuenta de que las tres películas que nos ocupan diseccionan a la perfección los tres estadios de un divorcio en la actualidad. Y es fascinante.

EL MATRIMONIO DETERIORA LA RELACIÓN

Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

En Lost In Translation,Sofía Coppola nos cuenta cuáles son los primeros síntomas de que las cosas no van bien en el matrimonio.

Hay una escena clave al comienzo de la película que es demoledora. Scarlett habla con alguien por teléfono (su madre, su hermana… realmente da igual) y se confiesa: “No conozco a la persona con quien me he casado”. Lo dice entre lágrimas y su interlocutora, además, le ignora.

Y en esa queja ahogada se queda el único rastro verbalizado que hay en la película sobre la relación de Scarlett y su marido fotógrafo interpretado por Giovanni Ribisi. El resto son gestos feos de él hacia ella y muchas escenas de ella a solas, aburrida en el hotel, absolutamente perdida entre las expectativas vitales.

El matrimonio joven tiene este problema, las personas cambian y adaptarse a esos cambios es lo más difícil. En el caso de la película de Coppola ni siquiera existe esa confrontación, sencillamente él no le dedica tiempo a ella. Ambos están en puntos completamente diferentes de sus vidas y eso va a ser difícil de arreglar. La película termina y no vemos la separación de los personajes pero sí intuimos que eso que Bill Murray le susurra al oído a Scarlett en ese ya mítico encuentro final es algo parecido a: “Eres excepcional. No desperdicies tu vida con alguien que no te hace feliz ”.

Cuando ella vuelve a retomar su camino entre lágrimas y una media sonrisa de alivio ya sabemos que cuando llegue al hotel va a dejar a su fotógrafo.

DE LA SEPARACIÓN AL DIVORCIO

Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

Titular Historia de un matrimonio a una película que habla de un divorcio deja bien claro la idea que el director, en este caso Noah Baumbach, tiene sobre dicho sacramento.

En esta película está contado muy bien cuáles son los principales sentimientos que se desatan cuando los dos cónyuges deciden tomar la decisión de irse cada uno por su lado. Estos son la derrota, la frustración y la negación. Todas las lágrimas y todos los gritos se condensan en una incomodísima situación en la que aquel o aquella al que tu considerabas tu persona favorita, tu mejor amigo o amiga o, sencillamente, tu hogar, se convierte casi sin darte cuenta en alguien a quien odias, sobre el que verter todas tus inseguridades, tus miedos, tus faltas…

Scarlett, en su mejor momento profesional, da aquí una lección de contención, inteligencia y capacidad de escuchar y sentir que será difícil de superar en los próximos años. No tiene, de hecho, nada que envidiar a la interpretación de la intocable genia Meryl Street en su Kramer contra Kramer. Y esta madurez enlaza a la perfección con la Scarlett de Lost in Translation, todavía sin experiencia, todavía perdida, todavía con todas las ventanas abiertas.

EL FINAL ES EL PERDÓN

Scarlett Johansson y la trilogía del divorcio

Cuando el divorcio se consuma, se firmen o no se firmen los papeles, todavía hay por delante una etapa muy dura: la aceptación y el perdón.

Muchos espectadores salieron de la sala de cine después de ver Her pensando que acababan de asistir a una historia de amor entre un hombre y una máquina donde aquí lo inusual era que la máquina (otra vez Scarlett) se enamoraba del hombre (y no al revés, que eso sería lo facilón). Sin embargo, no es así, o al menos no es así del todo.

Her es una película sobre el perdón, sobre cómo un hombre pasivo agresivo consigue perdonarse a sí mismo por comportarse como un cretino con su ex mujer, sobre cómo supera el hecho de que la vida a veces decepciona, de que a veces somos nosotros mismos lo que estropeamos todo con nuestra incapacidad de ser generosos, sobre cómo nos cuesta tantísimo perdonar.

Y este hombre pasivo agresivo interpretado por un Joaquin Phoenix de mirada tierna consigue superar el divorcio gracias a los consejos de un organismo inteligente con voz de Scarlett Johanson. Ella (o él) se siente constantemente estimulada por el universo que la rodea.

Por eso la escena más importante de Her no es cuando la voz de Scarlett se apaga para siempre si no cuando Theodore se sienta frente al ordenador y escribe una carta a su ex, Catherine.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento