[San Sebastián 2018] 'Beautiful Boy: Timotheé Chalamet sigue creando adicción

El actor de 'Call Me By Your Name' y Steve Carell emocionan en este alegato antidrogas
[San Sebastián 2018] 'Beautiful Boy: Timotheé Chalamet sigue creando adicción
[San Sebastián 2018] 'Beautiful Boy: Timotheé Chalamet sigue creando adicción

"¿Esto es para el New York Times?", dice una voz fuera de plano. "No, es un asunto personal", contesta Steve Carell mirando a cámara, directo, frontal, como una declaración de intenciones de lo que va a ser Beautiful Boy, la película que protagoniza. Su personaje, un padre que lucha contra la adicción de su hijo a la metanfetamina (aquí, Timothée Chalamet), aborda desde este primer plano su odisea de una manera periodística. "La información es poder", decía Joan Didion, y este padre coraje, reportero como ella, intenta comprender la magnitud del problema documentándose, entrevistando a un experto en drogas y hasta experimentando con ellas él mismo como si después fuese a publicar un artículo en cualquiera de los medios para los que colabora.

Bien pensado, Beautiful Boy, sexto largometraje del director de Alabama Monroe, habla tanto de la falta de control de Nic, el hijo drogadicto, como de la necesidad del padre por controlarlo todo. Por eso, una de las decisiones más interesantes de Felix Van Groeningen es la de cambiar de un punto de vista a otro según el relato lo necesite. No en vano, Beautiful Boy es la adaptación de Tweak y Mi hijo precioso, los dos libros que publicaron Nic Sheff  y David Sheff, el padre y el hijo que inspiraron la película. Sin duda, otro de sus aciertos es el de contar con Steve Carell y Chalamet -todavía no era conocido cuando lo eligieron, nos ha contado el director al entrevistarle- como actores protagonistas, aunque sus interpretaciones hayan sido tan bien recibidas por el resto de la crítica.

Beautiful Boy causó ayer, en su estreno mundial, unas cuantas reacciones airadas. Sospechamos que habría entre tantos aires más de un fan fatal de Call Me By Your Name. Objetivamente, algunos aspectos de la película -la música subrayada, los flashbacks felices, ese montaje que, por otra parte, recuerda mucho a Alabama Monroe...- pueden contribuir a acercar el filme a un panfleto contra las drogas -mejor, por otra parte, que un alegato, ¿no? ¿o seguimos pensando que ser yonqui mola?-, pero a la salida del pase algo en los ojos de los otros parecía indicar que la que escribe no era la única que se había emocionado con esta historia.

Beautiful Boy se estrena el 1 de febrero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento