Logo del sitio

Rodar sin guion terminado: Fukunaga habla de la caótica producción de ‘Sin tiempo para morir’

La última película de Daniel Craig como James Bond se topó con mil y un percances.
Cary Fukunaga con Daniel Craig y Lashana Lynch
Cary Fukunaga con Daniel Craig y Lashana Lynch

No es ningún secreto que esta vez, y coincidiendo con la despedida de Daniel Craig como intérprete, James Bond se las ha visto y deseado para llegar a cines. Antes de que Sin tiempo para morir fuera el primer estreno de Hollywood en ser aplazado por el coronavirus (iniciando una sucesión de retrasos que no ha llegado a su fin hasta ayer 1 de octubre, estrenándose la semana que viene en EE.UU.), la película número 25 de 007 había experimentado todo tipo de problemas. Desde la salida de Danny Boyle, hasta constantes reescrituras del guion, pasando por una lesión de Craig que provocó que el rodaje tuviera que seguir adelante sin él durante unas semanas. A Cary Fukunaga, final sustituto de Boyle, no le importa reconocer el caos que ha supuesto esta producción.

De hecho, cuanto más cerca estaba el estreno y más iba quedando claro gracias a las críticas que Sin tiempo para morir supone un final satisfactorio para la fase 3, más específico ha sido sobre los problemas que experimentó el rodaje. Unos percances no especialmente inéditos para él (Maniac, en Netflix, tuvo que empezar a grabar antes de que el guion estuviera terminado), que se toma con toda filosofía y con un punto de humor. “Con Bond aún estábamos escribiendo mientras acabábamos de rodar. ¡Incluso se estaba escribiendo en posproducción!”, asegura. El libreto de Sin tiempo para morir dio tantos problemas que incluso en un momento dado se decidió recurrir a Phoebe Waller-Bridge (llegada de Fleabag) para que intentara poner algo de orden.

Algo que no evitó que Fukunaga llegara al extremo de rodar alguna escena de Sin tiempo para morir sin saber cómo encajaría exactamente en la película, puesto que no existía un guion terminado y en ocasiones (como la convalecencia de Craig) había que seguir adelante sí o sí. “El único plató que estaba realmente listo para funcionar era la oficina de M en el MI6. Sabía más o menos qué era lo que quería que sucediera, pero nada en el cuerpo del guion había sido escrito todavía. Por suerte, estaba sentado allí con alguno de los mejores actores del mundo”, cuenta refiriéndose a una escena que protagonizan Ralph Fiennes (el susodicho M) y Ben Whishaw.

“Escribí un diálogo lo bastante revelador, pero lo bastante vago, como para poder aplicarlo a una serie de cosas que ocurrían en el tercer acto. Era casi como un libro de ‘Elige tu propia aventura’ escribiendo cosas como ‘si esto ocurrió aquí y tienes que ir aquí, esta página puede valer’”, bromea Fukunaga para IndieWire. Un trabajo casi a la desesperada que, milagrosamente, llegó a buen término. “Cuando por fin montamos la película todo tenía sentido, de algún modo todo encajaba. Pero te contaré un secreto, que creo que no pasa nada ahora que está tan cerca el estreno: hay partes que Ralph Fiennes dice en el tráiler que ni yo ni Ralph sabíamos exactamente por qué decía”.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento