Logo del sitio

[San Sebastián 2021] 'Regreso a Reims': ¿puede el cine explicar por qué la clase obrera acaba votando a la ultraderecha?

En un ensayo fílmico con material de archivo que es memoria de la lucha de clases, Jean-Gabriel Périot adapta el libro de Didier Eribon.
Regreso a Reims
Regreso a Reims
Cinemanía

Hay un momento clave en Regreso a Reims, tanto el libro del pensador francés Didier Eribon sobre su historia familiar como la adaptación libre y fragmentada que ha realizado el documentalista Jean-Gabriel Périot en un filme ensayo homónimo, elaborado a partir de material de archivo. 

El personaje protagonista –el propio Eribon en su texto, la voz de la actriz Adèle Haenel en la película; un cambio de género en apariencia intrascendente pero que es alucinante como modula el significado de las palabras– descubre con estupor que su madre, molida por una vida entera de trabajo en una familia obrera, ha votado al Frente Nacional.  

"Es un castigo, un aviso", lo justifica ella, decepcionada con años y años de trabajadores sintiéndose abandonados por las fuerzas de izquierda, plegadas a los intereses del capital y las oligarquías cuando acceden al poder. "Pero el Frente Nacional está en contra del aborto", le responde, sabiendo que aquella fue una batalla de liberación de la mujer y control de su cuerpo en la que su madre estuvo muy implicada. "¿Qué importa eso? Ese no es el motivo por el que los he votado", concluye ella.

Cuando llega ese instante, llevamos tiempo escuchando a Haenel narrarnos los detalles de una poliédrica existencia obrera en la que resuenan cientos, miles y millones de experiencias similares conocidas de primera mano o por herencia de cicatrices en el carácter. Regreso a Reims se dedica específicamente al caso francés, pero la explotación de la mano de obra tiene fronteras mucho más amplias. Tanto como la construcción de su cosmovisión, donde la imagen audiovisual, desde el cine o la TV, ha jugado su papel fundamental como espejo y manufactura de identidades. 

Périot ilustra el proceso con materiales de más de cien años de registros audiovisuales. Las representaciones de obreros en el cine de ficción de principios del siglo XX (Germaine Dulac, Dimitri Kirsanoff, Jean Vigo) van dando paso progresivamente a fragmentos de noticieros, documentales observacionales en la fábrica y el hogar, entrevistas cinematográficas y pronto reportajes de televisión, programas informativos. Es una historia visual de la mediatización de la clase trabajadora donde también se oyen sus voces, que pueden expresarse con calma (el mayor placer en una sala de cine desde El año del descubrimiento), en polifonía con la narración personal de Eribon.

Ya solo por ese trabajo de documentación, recopilación y montaje, unido a la potencia conmovedora e intelectual del texto de Eribon, Regreso a Reims merecería la pena. Además, la lectura fragmentaria del Périot da nueva relevancia a elementos que suelen quedar fuera de la historiografía obrera. Sin ir más lejos, la realidad de las mujeres, doblemente sometidas en el puesto de trabajo y en el hogar; el papel del racismo como dique de la solidaridad obrera; la degradación progresiva de los servicios públicos y los logros conseguidos con sudor y sangre.

Una vez expuesta la genealogía de la explotación, Eribon y Périot buscan comprender por qué integrantes de la clase obrera durante generaciones, como la madre del escritor, han podido caer en las garras de los partidos más populistas de extrema derecha, aquellos que no ocultan su clasismo, homofobia o racismo y cuentan con presencia asegurada en los medios de comunicación. ¿Tan vapuleadas han sido sus convicciones por la izquierda institucional como para olvidar su sentido de pertenencia? 

¿Cómo se puede articular la lucha cuando la representación mediática está dominada por la agenda y los marcos de la derecha? El campo de batalla de la representación es un buen lugar para empezar a recuperar terreno perdido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento