Logo del sitio

¿Por qué Alta Fidelidad es hoy una película un poco insoportable?

El tiempo no le ha sentado bien a la cinta de Stephen Frears basada en la novela de Nick Hornby, y como no podía ser de otro modo lo explicamos con un Top 5 de motivos
¿Por qué Alta Fidelidad es hoy una película un poco insoportable?
¿Por qué Alta Fidelidad es hoy una película un poco insoportable?

Hace 20 años que llegó a los cines y 25 que se publicó la novela de Nick Hornby, y son demasiados años. Alta Fidelidad (la película) que se convirtió al instante en una comedia de culto para una generación de pre millenials, hombres megalómanos, coleccionistas, heterosexuales con camisetas de Dickies, cascos con diadema y equipos de alta fidelidad con una colección de vinilos y de relaciones fallidas a su espalda que querían parecerse a John Cusack.

La película tiene muchísimas bondades. Por ejemplo, su banda sonora sigue funcionando hoy en día como una playlist repleta de temazos que además transmiten a la perfección las tribulaciones de Rob, su protagonista. De hecho, para recordar lo que nos hizo sentir la película casi es suficiente con escuchar las canciones… Es como si el Rob de John Cusack se hubiera esmerado en hacernos esta cinta solo para nosotros.

https://open.spotify.com/album/7oL8mDzR5zbwmigvyaZ29a?si=3J76RS03RC26qxXZFMcNiQ

Otra de las cosas maravillosas del filme es que nos enseñó a los coleccionistas (ya sea de discos, películas, libros, comics…) una manera ejemplar de ordenar nuestro tesoro que no era ni con el alfabeto, ni con el nombre del artista, ni por el género…

Rob ordena los discos de forma biográfica, una manera cursi pero también encantadora de revivir recuerdos cada vez que quieras escuchar una canción.

El final. La versión que hace Jack Black de Let’s get it on es sorprendentemente buena, y los espectadores se ven tan sorprendidos como el propio Rob ante el talento de su ayudante en la tienda de discos, un absoluto descubrimiento y casi la mejor versión de este tema de Marvin Gaye.

Pero el gran descubrimiento de Alta Fidelidad son los top 5. La aportación más importante que se haya hecho jamás a la cultura pop. Medir todo en la vida mediante top 5 es necesario y divertidísimo.

Ya sean los cinco mejores singles principales cara A:

O las cinco cosas que más echas de menos de tu ex.

Esta fiebre de los tops se propagó de manera vertiginosa y ya no se entiende la vida sin ellos. Top canciones de lo que va de 2020, top películas koreanas, top restaurants thai, top cuentas de instagram, top podcast de historia… Y claro, no hay una manera mejor para desarrollar este artículo que con un TOP 5 DE MOTIVOS POR LOS QUE ALTA FIDELIDAD SE HA CONVERTIDO EN UNA PELÍCULA VIEJA:

1 - LO DE LA CUARTA PARED

¿Por qué Alta Fidelidad es hoy una película un poco insoportable?

El recurso de que el protagonista rompa la cuarta pared tiene sentido porque  era la única forma de trasladar los fragmentos del libro en los que Rob reflexionaba para el lector. Ponerle hablando solo hubiera sido muy patético. Pero con el tiempo, cuando el espectador se ha acostumbrado a herramientas narrativas como The Office, estos soliloquios se han quedado anticuados.

De la misma forma que sigue siendo fascinante ver a Groucho dirigirse a cámara para decir al espectador “Yo me tengo que quedar, pero vosotros no tenéis por qué”, John Cusack da una imagen pretenciosa y arrogante que nos desvincula de sus sentimientos. Básicamente nos deja de importar todo lo que le ocurre.

2 - LA FILOSOFÍA BARATA

Durante años una de las frases del filme fue el mantra de una legión de pseudo melómanos sensibles que repetían hasta la saciedad eso de:

“¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido, o estaba deprimido por escuchar música pop?” 

Una frase para todos aquellos seres atormentados que les encantaba regodearse en su tristeza e incluso se enorgullecían de serlo. Esto les hacía parecer interesantes, más intelectuales, más atractivos, más carismáticos… Pero obviamente transmiten todo lo contrario, al menos 20 años después, aunque este tipo de seres sigue habitando entre el hipsterismo no usan esta filosofía barata que realmente no significa nada.

O momentos, también muy vergonzosos vistos hoy, como el debate sobre la palabra “aún”.

Hoy, afortunadamente, todos somos Jack Black.

3 - ROB YA NO NOS CAE BIEN.

En 20 años han pasado demasiadas cosas, la sociedad ha cambiado mucho y Rob ya no es un tipo con el que nos guste reflejarnos. Un hombre que se compadece todo el tiempo y que da vueltas todos los días alrededor de la casa de su ex para vigilarla y saciar sus inseguridades…. ¿A quién le puede caer bien un stalkeador de este calibre?

De hecho se ve muy claro en esta escena con Tim Robbins:

En su momento, todos los espectadores íbamos con el pobre de Rob, el abandonado, solitario y triste anti héroe… Pero hoy somos Tim Robbins, incluso con ese aspecto y esa mirada arrogante preferimos ser ese tipo seguro de sí mismo que va a la tienda de discos a hacer algo tan elegante y cívico como decirle a un ex de la persona con la que vives que por favor deje de hacer llamadas todas las noches y sobre todo deje de merodear por su casa todos los días.

4 - DEMASIADO MANSPLAINING

El término mansplaining es un término que ha surgido en los últimos años y que define un comportamiento masculino muy concreto, el de explicarle a una mujer de manera condescendiente algo que ella domina.

A parte de en lo musical, el personaje de John Cusack hace constantemente mansplaining y la condescendencia que derrocha hacia cada una de sus cinco ex parejas es insoportable.

5 - UNA PELÍCULA MISÓGINA

¿Por qué Alta Fidelidad es hoy una película un poco insoportable?

Rob no ha querido a ninguna de sus parejas. Al menos no las ha querido bien. De la primera, Alison Ashworth saca como conclusión que al menos no le dejó por cualquiera, sino por el hombre definitivo con el que se casó. De esta forma el protagonista asume que fue cosa del destino, no que él no le gustase.

El caso de la segunda, Penny Hardwick, es el peor. Rob quiere sexo, ella no. Así que él rompe con ella. Después ella decide perder la virginidad con otro hombre aunque tampoco quería, sin embargo por culpa de la experiencia tan traumática con Rob se ve obligada. No fue violación, porque fue consentido, le explica ella, pero sin embargo, debido a su estado anímico ella lo vivió como tal. Y el maldito Rob se siente bien porque al menos fue él quién la dejó, y no ella.

Con el personaje de Catherine Zeta-Jones a Rob le ocurre esa cosa pusilánime de estar con alguien que es mejor que tú y tener constantemente la certeza de que te va a dejar. Esto provoca un comportamiento inseguro y tóxico por parte de él. Con el tiempo él considera que ha salido ganando porque ella se ha convertido en una engreída, cuando la realidad es que ella sigue siendo la misma mujer que antes, igual de segura de sí misma.

Y hay que recordar que con Charlie, el personaje de Jones, Rob se pone a gritar bajo la ventana “eres una zorra”. Una escena que si hace 20 años resultaba épica, hoy es bastante creepy.

Y también, con Lili Taylor, tenemos el clásico ejemplo del tipo que considera que está con una mujer que, según él, no aspira a nadie mejor que él mismo. Cuando esto ocurre y le deja por otro, él se queda muy confuso.

Al final, lo de 20 años no es nada, es mentira. A Alta Fidelidad le han sentado regular.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento