Logo del sitio

'Matrix' y 'Los Invisibles': ¿plagiaron las Wachowski el cómic de Grant Morrison?

En 1993 comenzó la publicación de 'Los Invisibles'. En 1999 se estrenó 'Matrix'. Dos trabajos que, si se miran con detenimiento, podemos encontrar muchos puntos en común. ¿Casualidad o causalidad?
Los Invisibles / Matrix
Los Invisibles / Matrix
Cinemanía

Las acusaciones de plagio han rondado alrededor de Matrix, tanto de la cinta original como de sus secuelas, Matrix Reloaded y Matrix Revolutions, desde que su estreno en 1999 la catapultara a los cielos de la cultura popular. 

Las comparaciones con 'Dark City'

En primer lugar, por sus parecidos más que razonables con Dark City de Alex Proyas, estrenada justo un año antes de la película de las Wachowski (por lo que es imposible que las hermanas se inspiraran en ella, ya que su preproducción comenzó en el año 1997 y el rodaje tuvo lugar entre marzo y agosto de 1998, mientras que la película de Proyas se estrenó en EE UU el 27 de febrero de 1998).

Lo que si que es cierto es que ambas películas comparten atmósferas noir y look procedente del arte secuencial, su trama se centra en una realidad manipulada y ambos protagonistas comparten la capacidad de vislumbrar aquello que se oculta tras la aparente realidad. Máxime cuando, motivado por problemas presupuestarios, Matrix reutilizaría en su rodaje algunos de los escenarios y decorados de Dark City, en concreto las azoteas a través de las que Trinity huye de los agentes del sistema en la secuencia inicial de la Matrix original.

Dark City
Dark City
Cinemanía

La acusación de Thomas Althouse

Posteriormente, el guionista Thomas Althouse acusaría a las cineastas de plagio, interponiendo una demanda de 300 millones de dólares, alegando que su guion no filmado de una película titulada The Immortals -entregado a Warner Bros. en el año 1993 y del que nunca recibió respuesta por parte de la productora- guardaba similitudes con la trilogía de las hermanas Wachowski, en especial Reloaded y Revolutions; no de carácter argumental, sino en elementos y conceptos de su trabajo. En concreto, las interfaces de conexión de los humanos para entrar en Matrix, los agentes del sistema y en especial, que los protagonistas de ambos trabajos partían del concepto de mesías cristiano.

Por supuesto, las hermanas y el productor Joel Silver recurrieron y, en el año 2013, el juez R. Gary Klausner dictaminó que “las premisas básicas que sustentan, tanto la trilogía Matrix como The Immortals son tan diferentes que sería poco razonable encontrar sus tramas substancialmente similares”.

En relación a que ambos protagonistas puedan ser metáforas que aluden al concepto de Jesucristo, el juez Klausner también dictaminó que “las alusiones a la cristiandad en la literatura provienen de hace cientos de años y rara vez pueden ser protegidos por derechos de autor. Y mirando en detalle ambos trabajos, los dos tratan estos temas de una manera muy diferente. Las alusiones cristianas de The Immortals concluyen con el segundo advenimiento de Jesucristo de manera literal, mientras que la trilogía Matrix termina con una referencia metafórica a Jesucristo, cuando Neo se sacrifica a si mismo para salvar a los demás”.

Las influencias de 'Matrix'

Y aunque ambos ejemplos demuestran como es posible ver lo que cada uno quiere ver, o que todo éxito surgido de Hollywood es propicio para que advenedizos intenten sacar tajada del trabajo de terceros, es cierto que Matrix no nace de la nada. En sus fotogramas e imágenes cualquier espectador de ciencia ficción avezado, amante del anime o aficionado especializado en literatura y cómics de ciencia ficción, es capaz de rastrear las influencias de las hermanas Wachowski.

Ghost in the Shell
Ghost in the Shell
Cinemanía

Desde el fundacional anime titulado Ghost in the Shell de Mamoru Oshii -Trinity es una réplica en imagen real de la teniente Motoko Kusanagi y la icónica cascada esmeralda de código fuente que compone Matrix proviene de los créditos del clásico de Oshii-, la frenética cinética de las secuencias de acción se mira en el anime Ninja Scroll de Yoshiaki Kawajiri, pasando por la conspiranoia tecnológica de la obra de Philip K. Dick o la influencia de la obra de Wlliam Gibson, padre del ciberpunk, en especial de su primer trabajo, Neuromante, donde sus protagonistas, hackers informáticos, entran y salen de entornos virtuales hasta que las líneas que dividen lo real y lo virtual se difuminan.

Todas ellas, influencias que las hermanas nunca han evitado citar, sin olvidar sus referentes filosóficos más destacados, que van desde el ensayo Simulacro y simulación del teórico Jean Baudrillard o el mito de la caverna de Platón.

Por eso extraña tanto que, una de las influencias más claras y directas en el estilo, tono y desarrollo argumental de la trilogía, el cómic Los Invisibles de Grant Morrison, haya sido totalmente obviado de la conversación oficial por parte no solo de las mismas hermanas Wachowski, sino también por el resto del equipo creativo que trabajó en la saga.

Los Invisibles
Los Invisibles
Cinemanía

Las similitudes entre 'Matrix' y 'Los Invisibles'

Los Invisibles fue una serie en formato comic book, dividida en tres volúmenes, cuyo primer ejemplar apareció en 1993 -dentro del sello Vertigo de DC Comics, hogar de otros trabajos tan populares y memorables como Sandman, Fábulas, Predicador o 100 Balas- y cuya irregular y accidentada publicación acabaría culminando en el año 2000.

El concepto de Los Invisibles, tal cual se lo presentó Grant Morrison a la editora Karen Berger es el siguiente, en palabras del propio autor: “Tenemos cinco personajes principales –en el espectro masculino y femenino y todo lo que existe entre ellos– pertenecientes a una organización que existe simultáneamente en todos los puntos del espacio y el tiempo. Esta organización se dedica a la actividad subversiva en todas sus formas y parece haber estado implicada en todo, desde las Revoluciones Francesa y Americana, hasta ser responsable de los extraños graffiti que podemos encontrar en los baños públicos. Incluso pueden estar conectados al concepto de los Illuminati. Es posible que incluso solo existan desde una perspectiva conceptual, pero todos y cada uno de sus miembros saben el cargo que ostentan en la organización, aunque nunca hayan conocido ni siquiera a otros miembros de la misma. (…) La única regla de la organización es la desobediencia. Si sientes el impulso de romper el orden establecido, ya sea el de tu oficina, tu colegio o el propio orden social dominante (ya sean en la forma de gobiernos, religiones establecidas, o grandes empresas) puedes ser contactado. El objetivo final de Los Invisibles es el Fin del Mundo tal y como lo conocemos y la inauguración de una Humanidad Cósmica, donde la Voluntad se haya hecho manifiesta. Imaginación sin ataduras, libertad total, el siguiente paso en la evolución”.

Matrix
Matrix
Cinemanía

Ya de primeras y partiendo única y exclusivamente de esta frase final de la propuesta de Morrison, encontramos claras referencias a la primera Matrix. En el discurso final de Neo, transmite algo similar: “Voy a enseñarles un mundo sin ti. Un mundo sin reglas ni control. Sin límites ni fronteras. Un mundo donde todo es posible. Adonde vayamos desde allí, es una elección que os dejo a vosotros”. Pero las similitudes no se quedan ahí. En su propuesta, Morrison plantea que dentro de Los Invisibles, en concreto dentro del núcleo de protagonistas principales, se encuentran personajes transgénero o no binarios.

Es el caso de Lord Fanny, un chamán drag que en su vida cotidiana trabaja la escena techno y que, en palabras de Morrison, es la versión drag del Doctor Strange marveliano. Casualidades de la vida, el personaje de Switch en los primeros borradores del guion de Matrix iba a cambiar de género entre el mundo virtual y el mundo real, aunque finalmente fuera interpretado en ambos mundos por la actriz Belinda McClory. En 2020, Lily Wachowski confirmó en una entrevista que, en el fondo, Matrix era una alegoría de lo trans.

Pero las similitudes no acaban ahí. Jack Frost -el personaje con el que el lector se adentra en este universo donde las cosas no son lo que parecen a simple vista- es un joven inglés de clase obrera, antisistema, con grandes problemas con los estamentos de autoridad preestablecidos, ya sea su propio colegio o la policía del barrio. En Matrix, Thomas Anderson es un joven programador que en su identidad diaria trabaja para una multinacional y por las noches es el hacker antisistema conocido como Neo.

Agentes en 'Los Invisibles' y 'Matrix'
Agentes en 'Los Invisibles' y 'Matrix'
Cinemanía

Ambos personajes siguen un camino parecido al adentrarse en la madriguera del conejo, tienen una condición de elegidos en el desarrollo narrativo de ambos relatos y son secuestrados por las autoridades: en Los Invisibles por unos agentes uniformados como la nobleza inglesa cuando sale de cacería y en Matrix, los agentes que persiguen y capturan a Neo se enfundan en idénticos y monocromáticos trajes salidos de la rigidez y el encorsetamiento capitalista de Wall Street.

Caminos paralelos

En dicho camino paralelo, tanto Neo como Jack Frost descubren la realidad que se esconde tras el velo de lo “real” -el primero tras tomar una pastilla roja que le desconecta del sistema virtual y Jack Frost a partir de técnicas lisérgicas y rituales chamánicos- para culminar ese viaje entre mundos, realizando un salto de fe desde un inmenso rascacielos (fallido en ambos casos) y reuniéndose con un grupúsculo de rebeldes enfundados en cuero y látex y liderados por una carismática figura con gafas de sol de inspiración lennoniana y rasurado cráneo: King Mob en Los Invisibles y Morfeo en Matrix.

King Mob y Morfeo
King Mob y Morfeo
Cinemanía

King Mob, alter ego del propio Grant Morrison en versión gráfica, tanto física como mentalmente, es descrito por el autor escocés de la siguiente manera: “Él es el producto definitivo del entrenamiento de los Invisibles -entrenado en técnicas ocultistas y psíquicas, experto en artes marciales y sexo tántrico…(…) Tiene la cabeza afeitada y su estilo de vestir se acerca al ciberfetichismo hard -chaquetas de latex rígido con pinchos de Craig Morrison, guantes de datos y, a veces, una gran máscara de gas industrial/ceremonial que le hace parecer como el chamán de un culto tecnopagano”.

La descripción de Morfeo en el guion original de Matrix es la siguiente: “Lleva un largo abrigo negro y sus ojos permanecen invisibles tras unas gafas de espejo circulares”. Y las similitudes no acaban ahí. Ambos personajes son capturados por las fuerzas del sistema opresor y son torturados atados a una silla, por los agentes del sistema, para ser posteriormente rescatados por sus respectivas unidades rebeldes.

Tortura en 'Los Invisibles' y 'Matrix'
Tortura en 'Los Invisibles' y 'Matrix'
Cinemanía

Y algunas diferencias

Cierto es que más allá de una premisa similar, un primer acto con secuencias, diseños, conceptos y personajes parecidos, fruto posiblemente del zeitgeist de la época (ambos trabajos surgen en el interior de los 90) el desarrollo argumental y conceptual de cada obra discurre por caminos muy diferentes. 

Donde Morrison concibe lo real y lo simulado como un conjunto de dimensiones de carácter sobrenatural, fruto de la percepción surgida del consumo de lo lisérgico y lo espiritual, el Matrix de las hermanas Wachowski abraza lo virtual y lo digital, acercándose más al ciberpunk de William Gibson o sus reinterpretaciones niponas y a las concepciones judeocristianas, que a los más paganos y oscurantistas intereses de Morrison.

Eso no quita para que Grant Morrison se sienta dolido por no haber tenido la más mínima mención, ya sea en los créditos de la cinta, o en alguna de las entrevistas promocionales, como si lo fueron Baudrillard, Ghost in the Shell o Ninja Scroll.

La opinión de Grant Morrison

En una famosa entrevista que el autor escocés diera en 2005 para el medio online Suicide Girls, fue muy directo y taxativo: “Es muy sencillo. La verdad acerca de esto es que al equipo de diseño de Matrix se les entregaron volúmenes recopilatorios de Los Invisibles para que el estilo y el look de la cinta se pareciera a mis cómics. Esto es un hecho confirmado. Las Wachowski son tanto creadoras de cómics, como fans de los mismos y de mi trabajo, por lo que tampoco me extraña en absoluto. Incluso me contactaron antes del estreno del primer Matrix por si quería colaborar como guionista en alguno de los cómics de Matrix que aparecieron en la web de la película. Por lo tanto, no es una “coincidencia” sorprendente que Matrix haya sacado de Los Invisibles aspectos argumentales, detalles e incluso imágenes, por lo que tampoco tendría que existir esta controversia. Las Wachowski cogieron ideas de Los Invisibles y todos los implicados son muy conscientes de ello, pero por supuesto es muy poco probable que den la cara y digan algo”.

Salto del héroe en 'Los Invisibles' y en 'Matrix'
Salto del héroe en 'Los Invisibles' y en 'Matrix'
Cinemanía

La realidad es que en ningún momento Morrison interpuso una demanda por plagio -algo que podría ser lógico, en el sentido de que ambas obras pertenecen al grupo Time-Warner y las películas de las Wachowski han aportado a las arcas del grupo empresarial una cantidad obscenamente superior a lo que Los Invisibles les haya proporcionado- pero también es cierto que una vez se comenzó a hablar de estos parecidos razonables tras su estreno en 1999, Morrison introdujo en el tercer volumen de Los Invisibles una suerte de parodia del personaje de Trinity y las Wachowski se desviaron tangencialmente de la obra de Morrison en sus secuelas, Matrix Reloaded y Matrix Revolutions.

Ante esto, Morrison también tuvo cosas que decir en su entrevista para Suicide Girls: “Estuvo muy mal que se desviaran tanto de la plantilla filosófica de Los Invisibles en la segunda y tercera película, porque acabaron cayendo sin remedio en la aburrida teología católica, demostrando que ellos no tuvieron la experiencia de “Contacto” que llevó a Los Invisibles, llevando a Reloaded y Revolutions a los abismos de la absoluta incomprensión. Tendrían que haber seguido robándome y habrían acabado con algo de lo que estar verdaderamente orgullosas -unas películas que pudieran haber cambiado las mentes y los corazones del mundo entero”.

John Lennon en 'Los invisibles'
John Lennon en 'Los invisibles'
Cinemanía

En realidad, la auténtica verdad nunca saldrá a la luz, ya que las Wachowski nunca se han pronunciado acerca del tema, excepto en un chat con fans tras el estreno de la primera entrega y los preparativos de Reloaded y Revolutions, en relación a la pregunta del usuario Toilet Commando de si era verdad que habían sacado ideas de Los Invisibles con un escueto: “Disfrutamos de ese cómic, pero no”.

En cambio, Morrison si que se ha explayado más en su valoración sobre la primera entrega, dando una cal y otra de arena: “Me encanta la primera Matrix, porque creo que es una verdadera obra de arte atemporal (…) Al final, estaba encantado de que cogieran las ideas pero me quedé muy decepcionado de que se las cargaran de una manera tan horrenda y distorsionaran todos los aspectos del discurso trascendental gnostico que hicieron a la primera cinta tan potente y poderosa. Si hubieran sido inteligentes, se habrían hecho amigas mías, en vez de cabrearme. Parecen buenas chicas”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento