Las 10 películas más violentas de 2011

Tiros en la nuca, patadas en la cabeza, humillaciones sexuales... Una lista sólo apta para mayores de 18 años. Por YAGO GARCÍA
Las 10 películas más violentas de 2011
Las 10 películas más violentas de 2011

De los tiros en la nuca, a los martillazos (y las patadas) en la cabeza. De las mutilaciones a golpe de espada, a las practicadas por máquinas infernales. De las humillaciones del colonialismo (y de sus herederos, del color que estos sean) a las que tienen lugar en un dormitorio. Todas estas películas nos han dejado temblando, nos han revuelto las tripas y, lo más importante de todo, nos han hecho pensar. Porque en el cine, como en la vida, hay muchas formas de ejercer la crueldad, y no todas ellas implican el uso de las armas... Aunque la mayoría sí lo hacen. Tras revisar las películas de 2010 que nos decepcionaron, y también aquellas que nos sorprendieron, hoy entramos en territorios más oscuros: con todos vosotros, las películas más violentas del año.

¿Por qué nos ha impactado? La señora que demandó a la distribuidora de esta película por "publicidad engañosa" no sabía lo que hacía. O eso, o había visto muy poquito cine de acción. Está claro que Drive no es una entrega de Fast & Furious, pero el director Nicolas Winding-Refn perpetúa con ella su fama de burrifacio ofreciéndonos algunas de las escenas más crueles que hemos visto este año. Entre los martillazos justicieros de Ryan Gosling, la cabeza reventona de [SPOILERS] Christina Hendricks [/SPOILERS] y, sobre todo, cierto encuentro en un ascensor, nos ha recordado a un anuncio de seguridad vial particularmente gore.

¿Por qué nos ha impactado? Si el año pasado nos quedamos turulatos con la Chloe Moretz de Kick-Ass, el título de niña terrible de 2012 le corresponde a esa Saoirse Ronan convertida en máquina de matar a las órdenes de Joe Wright. Además de protagonizar algunas escenas vertiginosas, la chiquilla se pasa todo el filme con un arma en la mano, literalmente desde el primer plano hasta el último. Lo cual resulta aún más inquietante si recordamos que el personaje aún no ha llegado a la pubertad.

¿Por qué nos ha impactado? Porque, aunque Jason Statham luzca sus habilidades interpretativas (que las tiene) más de lo habitual, esta película se ha regodeado en su lado más sucio y marrullero, dándole para más INRI el papel de un policía. Sólo tenemos que recordar la primera escena, en la que 'The Stath' enseña a un grupo de macarras londinenses a jugar al hurling ("un deporte irlandés a medio camino entre el hockey y el asesinato") para que nos entren ganas de ir a Urgencias.

¿Por qué nos ha impactado? Pues porque, ¿qué sería de una peli de caballeros y cruzados sin su correspondiente ración de espadazos? Durante el largo asedio que constituye el núcleo del filme, un James Purefoy silencioso y forrado de hierro se ocupa de hacer trizas a los secuaces de Juan Sin Tierra (Paul Giammati) antes de que ellos hagan lo propio con él y sus amigos. Claro que la violencia verbal también es violencia, y en los monólogos de Giammati hay tal cantidad de denuestos y berridos que sólo le falta soltar aquello de "¡Vamos a practicar el medievo con tu culo!", en plan Marsellus Wallace.

¿Por qué nos ha impactado? Pues porque Takashi Miike sigue siendo uno de los directores más brutos del cine japonés, lo cual es decir muchísimo. Dado su despliegue de mutilaciones, katanazos y cuchilladas, y especialmente su larguísima y ultraviolenta batalla final, 13 asesinos podría convertirse en una de las películas favoritas del protagonista de La naranja mecánica. Algo corroborado por el propio villano del filme, que no para de comentar la acción indicando qué momentos le parecen aburridos y cuáles le molan. ¿Estará el director tratando de decirnos algo?

¿Por qué nos ha impactado? Vale, puede que el ingenio de las trampas utilizadas en esta película peque de poco ingenioso y demasiado complejo. Pero ahora dichas trampas aparecen en escenas de exteriores (véase la primera escena), respetan menos que (casi) nunca a los inocentes y se benefician de toda la espectacularidad sangrienta que permite el formato estereoscópico. Pero lo más aterrador de todo fue su forma de cerrar el círculo que abrió la primera entrega: si la has visto, sabes de lo que hablamos.

¿Por qué nos ha impactado? Además de un regalo para los cinco sentidos, como señalamos en su día, este trabajo de Claire Denis es uno de los filmes más malrollistas de 2011. La presencia de Isabelle Huppert impone lo suyo, como siempre, y la película rebosa con escenas extremadamente violentas... Pero, y aquí está la gracia, lo peor ocurre fuera de campo. Es decir, que la astuta directora nos invita a que imaginemos todo el horror que ella no quiere mostrarnos. Lo cual, sobre todo en lo referido a cierto colegio de niños, nos deja mucho más tocados que un mero baño de sangre.

¿Por qué nos ha impactado? En una palabra, "rocanrol". Empezando por su primer tiroteo, y acabando por el último (entre ambos hay, avisamos, unas cuantas balaceras más), Enrique Urbizu y un portentoso José Coronado nos ofrecen un thriller tan duro, pringoso y mugriento como la barra de un bar de barrio periférico a la hora del cierre. Para Santos Trinidad, el policía hijoputa que protagoniza la película, nadie es lo bastante inocente como para no merecerse un tiro por la espalda.

¿Por qué nos ha impactado? Segunda representante nacional en nuestra lista, este filme de Miguel Ángel Vivas empieza con tanta discreción que a más de uno le da por hacerse el machito y preguntar cuándo empieza la caña. Pide y recibirás... Pero ten cuidado, porque cuando veas los extremos de brutalidad a los que puede llegar esta banda de atracadores en el chalet donde se desarrolla la historia, seguramente acabarás más traumatizado que Manuela Vellés.

¿Por qué nos ha impactado? Ya lo dijimos acerca de Una mujer en África, y conviene volver a recordarlo: la violencia no tiene que consistir sólo en tiros, cuchilladas y muertes frente a la cámara. Esta historia de amor masoquista, ganadora de la Cámara de Oro en Cannes 2010, nos lo demuestra ofreciéndonos una copiosa dosis de violencia sexual, y lo que es peor, consentida por parte de su víctima. Si El imperio de los sentidos te pareció desagradable, te aconsejamos que no te expongas a ella.

https://cinemania.20minutos.es/noticias/11193/

Mostrar comentarios

Códigos Descuento