La dirección de la Academia de Cine francés dimite en bloque a dos semanas de la gala de los Premios César

La polémica surgida cuando el organismo decidió nominar a 'El oficial y el espía' de Roman Polanski a 12 premios ha acabado teniendo consecuencias.
La dirección de la Academia de Cine francés dimite en bloque a dos semanas de la gala de los Premios César
La dirección de la Academia de Cine francés dimite en bloque a dos semanas de la gala de los Premios César

El próximo sábado 28 de febrero se celebrará la 45 edición de los Premios César, pero lo hará envuelta en una de las mayores crisis por las que ha pasado nunca la Academia de las Artes y Técnicas del Cine de Francia, encargada de expedir los galardones. Y es que El oficial y el espía de Roman Polanski parte con 12 nominaciones, el desencadenante de una polémica que, según recogen medios como BBC, ha acabado derivando en la dimisión en bloque de la directiva, encabezada por el productor Alain Terzian.

Terzian es el presidente de la Academia desde 2003, y pese a haber declarado su intención de modernizar el funcionamiento de esta en varias ocasiones, casi dos décadas después de su nombramiento el 65% de los integrantes son hombres, mientras que en la Asamblea General sólo hay ocho mujeres entre los 47 miembros, y seis entre las 21 personas que conforman el Consejo de Administración. Una estructura que, en opinión de muchos, ha derivado en las 12 nominaciones de El oficial y el espía (junto con Los miserables de Ladj Ly, la que opta a más premios en esta edición).

El descontento definitivo ante la gestión de la Academia, y la insensibilidad que mostraba al honrar de esa forma a una personalidad tan controvertida como la de Polanski, empezó a gestarse a mediados de enero. Durante un evento de la Academia la directora Claire Denis y la escritora Virginia Despentes fueron excluidas pese a ser las mentoras de dos actores (algo que según las normas del organismo debería permitirlas asistir y dar discursos), lo que granjeó las primeras críticas por parte de voces como Robin Campillo y Louis Garrel.

Semanas más tarde cerca de 200 personalidades del cine francés firmaron una petición criticando duramente a la Academia por la opacidad de las cuentas, lo desfasado de sus estatutos y el autoritarismo de una gestión que nunca ha tenido en cuenta las nuevas voces demandando paridad, diversidad y democracia. "No tenemos ni voz ni voto, ni en el funcionamiento de la Academia ni en la organización de la ceremonia", denunciaban artistas como Bertrand Tavernier, Omar Sy, Léa Seydoxu, Michel Hazanavicious, Jacques Audiard o Arnaud Desplechin.

La dirección de la Academia de Cine francés dimite en bloque a dos semanas de la gala de los Premios César

Margen para la mejora

En opinión del entorno cultural francés, la Academia está desfasada, y las quejas que han acabado conduciendo a la dimisión de Terzain y sus allegados han sido secundadas por el propio Ministro de Cultura, Frank Riestar.  "Esta dimisión colectiva permitirá realizar una renovación completa", ha declarado la actriz Marine Fois, otra de las firmantes de la petición. El organismo ha emitido recientemente un comunicado explicando su decisión, y su firme propósito de "honrar a quienes hicieron películas en 2019, recuperar la serenidad y hacer de los César una celebración del cine".

La salida de Terzain debería implicar "una renovación completa de la dirección", que no será ejecutada hasta poco después de la entrega de los César, celebrándose dentro de dos semanas. No parece, sin embargo, que esta decisión vaya a impedir que la celebración  sea boicoteada por grupos activistas como Osez le Féminisme, que ya ha anunciado su intención de concentrarse en las puertas del evento para protestar por las 12 nominaciones de El oficial y el espía. De hecho, ya consiguieron parar en su momento  el prestreno del film de Polanski.

En una carta abierta en Le Parisien, varios manifestantes declaraban que "con esas doce nominaciones el mundo del cine apoya incondicionalmente a un violador fugado que reconoce haber drogado y violado a una niña de 13 años y que ha huido de la justicia". La Academia justificó en su momento esta decisión argumentando que los César no tienen "posiciones morales", pero que este tipo de protestas haya derivado en la dimisión de su directiva es tan elocuente como que 12 sea tanto el número de nominaciones de El oficial y el espía como de mujeres que han denunciado a Polanski por acoso sexual.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento