Logo del sitio

Jean-Marc Vallée, director de 'Heridas abiertas' y 'Dallas Buyers Club', muere a los 58 años

El cineasta, nominado al Oscar por el montaje de 'Dallas Buyers Club', ganó dos premios Emmy por crear y dirigir 'Big Little Lies'.
Jean-Marc Vallée
Jean-Marc Vallée
Cinemanía

La muerte del cineasta Jean-Marc Vallée ha sido recibida con consternación entre la comunidad cinéfila. El director de películas como C.R.A.Z.Y. (2005), Dallas Buyers Club (2013; por la que fue nominado al Oscar de mejor montaje y sus protagonistas Matthew McConaughey y Jared Leto ganaron sendas estatuillas), Alma salvaje (2014) o series tan celebradas como Big Little Lies y Heridas abiertas, ha fallecido a los 58 años por causas que aún no se han dado a conocer.

Según ha comunicado a los medios su amigo y productor Nathan Ross, Vallée ha fallecido en su cabaña a las afueras de Quebec, su ciudad natal. "Era un auténtico artista y un hombre generoso y lleno de amor. Todos los que trabajamos con él éramos conscientes de su talento y visión. Era mi amigo, mi compañero creativo y como un hermano mayor", afirma Ross (vía Variety).

Vallée se inició profesionalmente en el mundo de los videoclips a mediados de los años ochenta. Poco después empezó a escribir y dirigir cortometrajes hasta que en 1995 estrenó su primer largo, el thriller judicial Liste noire, un éxito de taquilla en Quebec que recibió nueve nominaciones en los Genie Awards, los premios de la industria del cine canadiense.

Su siguiente proyecto ya fue en Hollywood; o, al menos, en sus márgenes de Los Ángeles. Dirigió a Mario Van Peebles en Los Locos (1997), una secuela del western psicodélico Renegados (1993) escrita y protagonizada por el actor. Con la siguiente Loser Love (1999) Vallée seguía instalado en el cine de bajo presupuesto estadounidense, sobreviviendo mientras conseguía sacar adelante la película que le llevaba obsesionado una década.

De 'C.R.A.Z.Y.' a las alturas

Esa película era C.R.A.Z.Y. (2005), un enérgico filme con historia de iniciación y banda sonora de las que marcan vidas donde cuenta la historia de un adolescente homosexual sobreponiéndose y luchando contra la homofobia de la sociedad en los años sesenta y setenta. Vallée pudo producir en Canadá este proyecto soñado, coescrito junto a François Boulay, y se convirtió en uno de los más exitosos del país ganando 11 Genie Awards (incluidos mejor película, mejor dirección y mejor guion); también arrasó en el Festival de Gijón de aquel año.

Con el éxito crítico de C.R.A.Z.Y. la carrera de Jean-Marc Vallée entró en órbita. Martin Scorsese y el productor Graham King lo llamaron para dirigir en Reino Unido La reina Victoria (2009), el biopic de la monarca británica escrito por Julian Fellowes (Downton Abbeyy protagonizado por Emily Blunt. Unos años después volvió a Canadá para dirigir otro guion propio: el romance a través del tiempo de Café de flore (2011), con Vanessa Paradis y Kevin Parent.

Dallas Buyers Club (2013) marca otro punto de inflexión en la carrera del cineasta canadiense. Proyecto con abultado pedigrí en el circuito de premios, cuenta la historia real de Ron Woodroof, un activista que lideró la lucha contra el sida en Texas ayudando a distribuir fármacos. Matthew McConaughey ganó el Oscar por interpretar a Woodrood, Jared Leto se hizo con otra estatuilla y Vallée se quedó con la nominación dentro de la categoría de mejor montaje.

La conexión con Reese Witherspoon

Obtuvo mucho más, claro. Su nombre había llegado a la primera línea de Hollywood y fue contactado por una Reese Witherspoon que acababa de fundar la productora Hello Sunshine. Estaba cansada de lidiar con ofertas de papeles irrelevantes y dispuesta a producir las historias que ella consideraba importantes. La de la escritora Cheryl Strayed y cómo andó los más de mil kilómetros de caminata del Sendero del Macizo del Pacífico ella sola una de ellas. Witherspoon quería a Vallée como director para Alma salvaje (2014), que protagonizó ella misma.

Así comenzó una colaboración creativa que se repetiría en Big Little Lies (2017-19), la popular adaptación de la novela de Liane Moriarty en formato serial con un reparto estelar (Nicole Kidman, Zoë Kravitz, Shailene Woodley, Alexander Skarsgard, además de la propia Witherspoon) y Vallée orquestando la dirección de todos los episodios de la primera temporada. Tuvo la misma dedicación autoral en Heridas abiertas (2018), adaptación como miniserie de la novela de Gillian Flynn donde Amy Adams brindó una de sus actuaciones más aclamadas.

Antes de trasladarse a la pequeña pantalla, el cineasta había dirigido una última película: Demolición (2015), protagonizada por Jake Gyllenhaal y Naomi Watts. Actualmente trabajaba en un próximo futuro cinematográfico, aunque no se conocían más datos. Durante un tiempo su nombre estuvo vinculado al biopic de Janis Joplin que busca protagonizar Amy Adams, pero ese proyecto también se encontraba en estado incierto.

¿Quieres estar a la última de todas las novedades de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento