Logo del sitio

Henry Cavill desvela que fue rechazado como James Bond por su físico

Un director le dijo que no era lo suficientemente esbelto para Bond.
Henry Cavill en la premiere de 'The Witcher' en Londres
Henry Cavill en la premiere de 'The Witcher' en Londres
GTRES

Henry Cavill ha interpretado a personajes tan icónicos y deseados por un actor como Superman, Sherlock Holmes o Geralt de Rivia en The Witcher. También ha participado en proyectos aclamados entre los que se encuentran la serie Los Tudor, Operación U.N.C.L.E. o Misión Imposible: Fallout (la película que nos regaló su famoso bigote). 

Sin embargo, hay un papel emblemático que se le escapó en su día al británico, y ese es el de James Bond. Al parecer, Cavill optó al rol del espía inglés más cinematográfico a los 21 años, cuando aún se estaba haciendo un hueco en la industria, pero los responsables de la saga lo rechazaron porque su cuerpo no encajaba con el del agente 007. 

Fue un director de James Bond el que le dijo que no era lo suficientemente esbelto para dar vida al personaje, tal y como ha desvelado el intérprete en una entrevista para Insider

Cavill insiste en que, quien se lo dijo, lo hizo con buena fe, como una especie de mentor que quería guiarlo: "Fue la forma de amor duro de decir: 'Mira, amigo, estás en una prueba de pantalla de Bond. La próxima vez que vengas a una prueba de pantalla, enfócate mucho en asegurarte que estás esbelto si es para algo como Bond'. Y no estaba para nada regordete, pero probablemente tenía más peso del debido para quitarme la camiseta delante de la cámara". 

En la entrevista, el actor también se ha referido a cómo ha cambiado físicamente a lo largo de los años, tras haber crecido siendo un "niño regordete" que se avergonzaba de su cuerpo: "Siempre he sido bastante inseguro a la hora de quitarme la camiseta". Como ha contado en otras ocasiones, aquello le hizo empezar a entrenar duro para ponerse en forma, hasta llegar a conseguir el físico que luce hoy. 

"Estar en muy buena forma y pensar que está bien que me quite la camiseta porque me veo bastante decente ahora mismo hace que merezca la pena", ha afirmado, refiriéndose al entrenamiento al que se somete. 

Cavill también ha admitido que siente la presión de tener que estar en forma en la industria, pero que la mayor parte de esa presión viene de él mismo: "Quiero hacerlo bien, quiero estar en forma, y también quiero interpretar estos personajes como se debe. Si voy a dar vida a Superman o Geralt de Rivia, tengo que estar en buena forma. Tienes que pasar horas en el gimnasio". 

A la espera de volver a ver a Cavill con la peluca blanca de Geralt en la segunda temporada de The Witcher, que se estrena el 17 de diciembre en Netflix, recordemos que el actor también tiene pendiente el rodaje del reboot de Los inmortales, dirigido por Chad Stahelski (John Wick). Con o sin Bond, al británico no le faltan grandes proyectos en su agenda. 

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento