¡Feliz cumpleaños, Winona Ryder!: 10 razones para seguir amándola

Parecía que iba a convertirse en otro juguete roto, pero la que fuera 'sex symbol' del cine 'indie' y sensible ha llegado a los 40 con mucha dignidad. CINEMANÍA pone la tarta (y las velas).
¡Feliz cumpleaños, Winona Ryder!: 10 razones para seguir amándola
¡Feliz cumpleaños, Winona Ryder!: 10 razones para seguir amándola

Vamos a decirlo rápido: hoy, 29 de octubre de 2011, Winona Ryder cumple los 40. Parece mentira, ¿verdad? Sobre todo para aquellos que, puretas ya, recuerdan cuando la ex nínfula oficial de Hollywood se ganó una legión de fans en sus trabajos de los 80 y los 90. El tiempo ha pasado, y aunque 'Noni' ya no es la vaporosa nínfula que nos sedujo en Eduardo Manostijeras, Bocados de realidad o incluso Alien Resurrección, tampoco es el juguete roto que sus andanzas en los dosmiles parecían presagiar.

Así pues, entre papeles como secundaria de lujo, intervenciones en TV y planes para futuras películas, la Ryder ha llegado a las cuatro décadas tomándoselo con mucha calma y más dispuesta que nunca a reírse de sí misma. Por ello, CINEMANÍA celebra esta efeméride con este informe en el que te ofrecemos 10 razones para seguir queriéndola. Y por muchos años.

1 .- Porque empezó joven (y culta)winona_ryder

¿Cuál era el mayor problema de la Winona Ryder preadolescente? ¿Aguantar a los pelmazos de sus padres hippies, amigos de Philip K. Dick y editores de profesión? ¿Asumir que su padrino era el 'Apóstol del LSD' Timothy Leary? No: aguantar el acoso de los matones de su colegio, que insistían en apalizarla creyendo que era un chico. La androginia de 'Noni' viene de lejos, como puede verse, pero también su vocación de actriz y su amor por los libros: es lo que tiene crecer en una casa sin TV. Actualmente, la chavala que leía a Salinger con 10 años confiesa vivir pegada a los libros que descarga en su iPad... Pero también ser una analfabeta integral en lo que a internet se refiere. "Tengo un correo electrónico, y eso es todo", apuntó el año pasado. Y, recientemente, remachó: "Me regalaron un iPhone cuando cumplí los 39, y aún no sé cómo ponerlo en marcha". Esperemos que, en los últimos 12 meses, se haya podido descargar al menos una app...

2 .- Porque fue la musa de Tim Burtonwinona_ryder_bitelchus

Pregunta a cualquier cinéfilo que viviera los 90 por una película con 'Noni' de protagonista: nos jugamos lo que sea a que la respuesta será, bien Bitelchús, bien Eduardo Manostijeras. Tratándose de una inadaptada profesional (en la comuna hippie donde vivió de pequeña, recuerda, "todos los niños iban por ahí desnudos menos yo"), es lógico que sus primeros papeles de altura se los debiese al apostol de los frikis y los góticos. Así pues, ni sus delirios místicos de Sirenas (junto a Cher y a una Christina Ricci minúscula), ni sus incursiones en un cine teen ochentero que agonizaba (Lucas) pueden borrar de nuestra memoria a la colegiala amiga de los fantasmas ni a esa adolescente rubia (su color natural de pelo) enamorada de un robot con cuchillas en las manos. Y mucho ojo, porque Tim y Winona se reencontrarán en la producción de Frankenweenie: ¿le entrarán celos a Helena Bonham-Carter?

3 .- Porque Johnny Depp la llevó en la pielwinona_ryder_johnny_depp

"Si quieres ser alguien en el mundo del rock, hay dos requisitos imprescindibles: pelearte conmigo, y acostarte con Winona", declaró en los 90 la siempre viperina Courtney Love. No negaremos que la 'viuda del grunge' lleva parte de razón, porque en los 90 la Ryder reunió una buena colección de novios musicales (entre ellos Dave Pirner, de Soul Asylum), pero si hubo una relación que marcó los inicios de su vida profesional, esa fue la que la unió al futuro capitán Sparrow. Breve y tormentoso, como mandan los cánones, el amorío comenzó en el plató de Gran bola de fuego (1990) y acabó tres años más tarde. Como fue público y notorio por entonces, Depp se tatuó el lema "Winona Forever" en el brazo... Y, después de cortar, lo rectificó para que rezase "Wino Forever" ("Borracho para siempre"). Hay que ver, Johnny, qué poca clase.

4 .- Porque, cuando quiere, impone muchowinona_ryder

Seguro que, al leer este epígrafe, te has acordado de la desquiciadísima Ryder de Cisne negro y de sus miradas de odio a Natalie Portman. Pero los nonimaníacos sabemos desde hace mucho que esa chica tan frágil puede ser peligrosa si el guión lo exige: valga como prueba esa Escuela de jóvenes asesinos en la que Christian Slater y ella se convertían en martillo aniquilador de pijos y reinas del baile. O la poco meritoria Inocencia interrumpida, cuyo único logro era ver a nuestra heroína compitiendo en rudeza con toda una Angelina Jolie. Pero no nos quedemos en lo evidente: incluso embutida en refajos y pollerines, y sin quitarse la sonrisa de la cara, la Ryder puede convertirse en una figura maquiavélica con ganas: ¿recuerdas su última escena en La edad de la inocencia?

5 .- Porque fue la novia de Dráculawinona_ryder_gary_oldman

Una buena razón para que las nuevas generaciones envidien y admiren a 'Noni': saber que, hace 19 años, cayó desmayada en los brazos de Sirius Black. Es decir, de Gary Oldman, cuyos chupetones vampíricos experimentó en Drácula de Bram Stoker. Convirtiéndola en la amante del monstruo transilvano, el maestro Coppola se vengó de un destino que le impidió fichar a Winona para El Padrino III (su sustituta fue Sofia Coppola, con resultados de todos conocidos), y la revalidó como modelo de elegancia y saber estar para chicas góticas de ayer, hoy y siempre. En cuanto a Keanu Reeves, su marido en la película, digamos que llevó los cuernos (y los mordiscos) con resignación.

6 .- Porque se le da muy bien ponerse cursiwinona_ryder

Mujercitas, Donde reside el amor, Otoño en Nueva York, La casa de los espíritus... En la filmografía de Winona Ryder, las películas no aptas para diabéticos son legión. Y esto no es un motivo para tomarse su carrera a risa... O tal vez sí, pero en el buen sentido. Algunos de sus momentos más azucarados aún nos siguen poniendo los ojos húmedos, otros tienen un considerable fondo de mala leche (Scorsese no bromea cuando dice que La edad de la inocencia es "su película más violenta") y otros... Digamos que son ideales para dejar el espíritu crítico en suspenso, abrir una tarrina king size de helado de chocolate y vivir un reconfortante momento de ñoñería. A la salud de 'Noni', claro.

7 .- Porque lleva al cine 'indie' en el corazónwinona_ryder

Justo es decirlo: incluso en sus momentos de mayor tronío hollywoodiense, a 'Noni' le quedó tiempo para intervenir en proyectos indies de mejor o peor catadura . En 1991, entre Sirenas y Drácula de Bram Stoker, se puso a las órdenes del profeta Jim Jarmusch para dar vida a una taxista en Noche en la Tierra, y Bocados de realidad la revalidó como musa de aquella cosa llamada "Generación X" gracias al director Ben Stiller. Pero eso no fue todo: en 2006, cuando parecía haberse hundido en un mar de despropósitos, nos sorprendió interviniendo en Una mirada a la oscuridad, la rayada rotoscopiada de Richard Linklater según la novela de Philip K. Dick, y ofreciendo una interpretación más que digna.

8 .- Porque es la madre de Spockwinona_ryder_star_trek

Si tuviésemos que hacer un recorrido por la trayectoria de 'Noni' en el cine fantástico, nos saldría un itinerario de cuatro puntos básicos: los dos primeros serían sus películas con Tim Burton y el Drácula de Coppola, y el tercero Alien Resurrección, que nos permitimos obviar por mucho que en ella Sigourney Weaver le hurgase los cables en una escena muy comentada. Sin embargo, no podemos evitar acordarnos que que J. J. Abrams escogió a Winona como la progenitora (humana) de nuestro vulcaniano favorito. Sumemos a eso que la 'Noni' de hoy es la madre que todo hijo gay quisiera tener, y empezaremos a atar cabos.

9 .- Porque cayó con todo el equipowinona_ryder

Y no sólo eso sino que, haciéndolo, se convirtió de nuevo en icono pop. En 2001, 'Noni' fue descubierta practicando el shoplifting en una tienda de lujo y, además, con un alijo de drogas (todas ellas a la venta en farmacias, por cierto) en su domicilio capaz de tumbar al mismísimo doctor House. El proceso judicial, y el escándalo consiguiente, fueron instantáneos y muchos la dieron por acabada, algo que parecó ratificado por su carrera posterior, repleta de bodrios. No lo consideramos ejemplar, por supuesto, pero sí consideramos que, cuando una estrella se viene abajo, debe hacerlo a lo grande. Aprended, Lohans, Hiltons y compañía: la próxima vez que os pillen en un renuncio y acabéis frente a los tribunales, dudamos mucho que alguien se presente en el juicio vistiendo una camiseta con vuestras efigies.

10 .- Porque ha vuelto con mucha dignidad

A la hora de regresar al primer plano tras una temporada en el infierno, las estrellas de vida disipada suelen escoger papeles entrañables en feel-good movies, apelando directamente al corazón del público. Pero Winona no: aparte de su intervención en ¡Qué dilema!, el año pasado volvimos a quedarnos con su cara gracias a Cisne negro, poniéndose en la piel de una ex estrella del ballet ajada, histérica y depresiva a la que reemplaza una diva más joven. ¿Os suena eso de algo? A ella sí, y mucho. Pero no le importa: "Ahora estoy en la edad contra la que me han prevenido toda mi vida", declaró cuando se estrenó el filme. Cuando se estrene The Stare, un thriller en el que compartirá los focos con James Franco, veremos si tiene de verdad razones para preocuparse. Pero, qué demonios: sigue siendo Winona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento