Logo del sitio

¿Es exportable 'Ocho apellidos vascos'?

Ha arrasado en las taquillas españolas, y ahora podría convertirse en un éxito mundial. Estudiamos las posibilidades internacionales del 'megahit' vasco-andaluz. Por YAGO GARCÍA
¿Es exportable 'Ocho apellidos vascos'?
¿Es exportable 'Ocho apellidos vascos'?

Hace cerca de dos meses, cuando nos preguntábamos sobre qué record había batido Ocho apellidos vascos, concluíamos en que al filme de Emilio Martínez Lázaro sólo le faltaba un detalle para acabar de hacer historia. Y ese detalle era rematar su triunfo español con una buena trayectoria en el extranjero, algo que, por lo visto, ya está en marcha. Con el título en inglés de The Spanish Affair [El asunto -o el lío- español], algo que ya ha suscitado alguna nueva protesta del lado abertzale, la película está recorriendo ya los circuitos internacionales de distribución. Es más: se ha dejado ver, y con éxito, nada menos que en el Cannes Film Market, ese zoco lleno de compraventas que se monta en paralelo al certámen de las Palmas de Oro.

Ahora bien, aunque una cinta de las características de Ocho apellidos... (presupuesto moderado en términos internacionales, ganancias desorbitadas en su país de origen, expectativas de secuela) pudiera interesar a inversores internacionales, a nosotros su humor basado en tópicos nos hace dudar. Vamos, que no tenemos claro si una audiencia mexicana, francesa o australiana (por no hablar de la estadounidense) podría captar del todo los intríngulis del romance entre Clara Lago y Dani Rovira. Por ello, nos hemos puesto al habla con una cohorte de expertos para formularles una de nuestras habituales preguntas puñeteras: ¿es exportable Ocho apellidos vascos?

"Lo de The Spanish Affair surgió de forma natural: con todos nuestros respetos a Euskadi, Eight Basque Names no hubiese resultado pegadizo", nos explica Ghislain Barrois. Como CEO de Telecinco Cinema, Barrois ha sido uno de los arquitectos del fenómeno Ocho apellidos vascos, y guarda muy buenos de su expedición al Cannes Film Market: "El interés hacia la película ha sido brutal", nos explica. "Es muy raro que un pase en el Film Market se llene hasta arriba, pero el nuestro lo hizo: 50 personas tuvieron que quedarse fuera". Pero, ¿se tradujo semejante acogida en un buen resultado comercial? "Hicimos unas cuantas ventas", reconoce Barrois, "pero por ahora la película sigue funcionando como un fenómeno local". Según detalla el consejero delegado, Ocho apellidos... está en vías de exportarse a "varios territorios europeos importantes que no son ni Francia ni el Reino Unido", mas "otro territorio importante que no se ha firmado, pero sí cerrado a todos los efectos". ¿Misterio?

En todo caso, y por concretar las ideas, las posibilidades de Ocho apellidos... para funcionar más allá de los Pirineos (o del Atlántico, o...) podrían cifrarse en dos campos diferenciados: por un lado, está la posiblidad de que la película se estrene en otros países, obteniendo en ellos buenos resultados de taquilla. Por otro, siempre cabe la socorrida compra de derechos de guión con vistas a un remake. Sobre esto último, Ghislain Barrois admite haber recibido "una avalancha de ofertas, incluyendo algunas de Hollywood". Pero, indica, esta no es su prioridad: "estamos estudiando esas ofertas, pero por ahora nos centramos en la película". A ojos de Pau Brunet, productor (10000 KM) y analista de taquilla, este curso de acción es el opuesto al aconsejable: si bien, desde la perspectiva de Brunet, Ocho apellidos... "tiene un gran potencial en venta de derechos de remake", su explotación comercial fuera de España resultaría "más complicada, ya que el cien por cien de su gancho está en las bromas tanto de pronunciación como de contexto". El filme de Martínez Lázaro, resume Brunet, "no es un producto para los circuitos de versión original".

¿Nos hacemos unos remakes?Fernando de Luis-Orueta, de Los Extras, tampoco ve claro un éxito internacional de nuestro megahit. Un precedente, nos explica, sería el de Bienvenidos al norte: la película francesa con la que tanto se ha comparado a Ocho apellidos... "nunca llegó a repetir su éxito en ningún otro país". Por otra parte, Orueta también nos aconseja que no echemos las campanas al vuelo con la perspectiva de un remake: "Hollywood está permanentemente rastreando los ranking de taquilla internacionales, ávido de localizar ideas que funcionan bien", avisa, pero dichas compras no son vinculantes a la hora de rodar, sino sólo "una opción preferente sobre los derechos durante equis años, una especie de reserva a la que pueden renunciar o dejar caducar, como finalmente ocurre en la mayor parte de los casos".

Esto último puede parecer derrotista, pero recordemos que la palabra "fenómeno" no supone ni mucho menos una exageración en el caso de Ocho apellidos...: la ascensión taquillera de la cinta se ganó titulares en la prensa internacional y muchos parabienes para sus productores, según cuenta Ghislain Barrois. "Llegó al número 7 del ránking mundial de taquilla, que se dice pronto, y en España no se bajaba del primer puesto ni a hostias: en Los Ángeles, los ejecutivos nos hacían la ola", bromea el alto cargo de Telecinco. Según prosigue Barrois, los estudios de Hollywood tienen "súper presente" el caso de la película. "Hubo llamadas de las centrales a sus filiales en España, recibimos propuestas de negocio... Podemos decir que nos desea todo el mundo, pero no queremos adquirir compromisos demasiado pronto".

Alejandro G. Calvo, de Sensacine, comparte la idea de que Ocho apellidos vascos es "perfectamente exportable". "Otra cosa será repetir un fenómeno como el español, porque trata un tema que a nosotros nos toca muy de cerca", puntualiza, antes de explicar su razonamiento: "El guión [de Borja Cobeaga y Diego San José] es como una ametralladora de chistes", dice, "y hay una ley según la cual un chiste malo, por sí solo, no hace gracia, pero trágate diez chistes malos seguidos y verás cómo te ríes". "Al final, la historia es muy universal, porque va de un tío que quiere congraciarse con los padres de su novia", comenta Calvo, quien pese a todo ello tiene sus dudas sobre sus posibilidades de funcionar en un Hollywood "donde lo que más interesa es la posibilidad de enganchar al espectador con capítulos de una saga o una franquicia".

En todo caso, una de nuestras fuentes cuenta una anécdota muy ilustrativa, la cual (según dice) tuvo como protagonistas a uno de los responsables de ventas de Ocho apellidos... y a "un tipo que se describía a sí mismo como 'el James Bond del marketing de cine en Latinoamérica", ambos pasajeros de un avión con destino a Cannes. El español describe brevemente de qué va la película, "y el otro tío empieza a bombardearle a preguntas: 'Pero, esta misma historia, ¿serviría para blancos y negros?". El ejecutivo español dice que no, trata de poner al día al otro sujeto sobre los intríngulis regionales de la cinta, y la respuesta que obtiene es otro interrogante: "Bueno, entonces, ¿como una cosa de gitanos y payos?'. Y el otro, venga a explicarle y venga a decir que no era así, pero no había manera...".

Todos los días, a todas horas, noticias de cine y series de televisión en CINEMANÍA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento