El director de 'Spanish Movie' recuerda a Leslie Nielsen

"La comedia era lo que más le gustaba hacer", ha dicho en exclusiva a CINEMANÍA Javier Ruiz Caldera, que dirigió la última película del rey del 'spoof' en 2009.
El director de 'Spanish Movie' recuerda a Leslie Nielsen
El director de 'Spanish Movie' recuerda a Leslie Nielsen

"Tener a Leslie Nielsen en Spanish Movie era obligatorio", nos comenta Javier Ruiz Caldera (en la foto, a la izquierda). El director, responsable de la única incursión del rey del spoof en el cine español, se une a nosotros en el recuerdo a este titán cómico.

Desde Polonia y con las baterías de su móvil en el último suspiro, Javier saca tiempo para contarnos que Nielsen no sólo no se sentía encasillado en su posición de fábrica humana de gags, sino que disfrutaba como un loco haciendo reír a la gente. "Durante el rodaje, me comentó que la comedia era su verdadera vocación: a fuerza de rodar películas, había descubierto que era lo que le gustaba de verdad", comenta el cineasta, quien señala que fichar a Nielsen para Spanish Movie fue de lo más sencillo. "Le hacía mucha ilusión que le llamasen para trabajar fuera de EE UU y de su país, Canadá", señala.

Según recuerda Javier, el poder hilarante de Nielsen no se acababa cuando el actor salía del plató. "Cuando hablamos con su mánager para ficharle, nos advirtieron de tres cosas. La primera, que Leslie improvisaba siempre: bastaba con soltarle en el set para que hiciera su trabajo. La segunda, que estaba un poco sordo, aunque siempre sospecharé que se enteraba de todo, incluso sin hablar español". ¿Y la tercera? "Que si, estando cerca de él, escuchábamos el ruido de un pedo, no nos extrañásemos: Leslie siempre llevaba con él una maquinita que imitaba ese sonido, y la ponía en marcha en los momentos más inesperados".

Javier Ruiz Caldera abre el tarro de las esencias cuando habla del mítico teaser de su película, aquel que nos mostraba al intérprete de Agárralo como puedas y a Chiquito de la Calzada aunando sus talentos. "Lo hicimos a toda velocidad, porque sólo podrían coincidir durante una hora", explica, "y fue como un National Geographic, un documental del humor rodado con dos cámaras, en una sola toma y totalmente improvisado". No es extraño que, tras haber propiciado semejante colisión de genios, el recuerdo de Leslie Nielsen con el que Javier quiere quedarse sea el de "sus risas, y sus llantos, intentando entender el lenguaje de Chiquito". "Me preguntaba: '¿Qué está diciendo?', y yo le explicaba que nadie podía entenderle, que era su propio idioma", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento