Logo del sitio

[In-Edit 2014] En el interior de América y el Montseny

'American Interior' y 'Un lloc on caure mort', documentales ganadores del In-Edit 2014.
[In-Edit 2014] En el interior de América y el Montseny
[In-Edit 2014] En el interior de América y el Montseny

Ya está, para consuelo de mis neuronas, incapaces de asimilar una historia más relacionada con la música, para tristeza de mi yo más melómano, siempre sediento de crónicas de genios de las melodías, ya se ha acabado el In-Edit.

Se ha acabado el In-Edit y el jurado la ha clavado. American Interior, excelente ejercicio cinematográfico que plasma la sideral epopeya de Gruff Rhys de Super Furry Animals por las entrañas de Estados Unidos a la búsqueda de aquella tribu de nativos que, como asegura la leyenda, habla galés, se ha llevado el Premio Beefeater In-Edit 2014. En el apartado de producciones nacionales, el galardón se lo ha adjudicado Un lloc on caure mort, aplastante radiografía de la atolondrada personalidad del cabecilla de la célula punk del Montseny Autodestrucció, Càndid Coll.

Se ha acabado el In-Edit, pero incluso en su última jornada la 12 edición del festival de documentales musicales de Barcelona ofrecía dos títulos que se columbraban imprescindibles: Heaven Adores You y 20,000 Days on Earth.

La de Elliott Smith fue una voz única, de las que te arañan el alma a cada susurro. Compositor extraordinario, su legado abraza cinco álbumes (Romand Candle, Elliott Smith, Either/Or, XO y Figure 8) de un calado emocional con el que la gran mayoría de músicos tan solo pueden soñar. Cantautor suprasensible, incapaz de asimilar el estatus que estaba alcanzando su obra, menos aún después de ser candidato a los Oscar por la música de El indomable Will Hunting, poco a poco sus demonios interiores le fueron devorando. Sucumbió a la tristeza y nos abandonó el 21 de octubre de 2003. Heaven Adores You es el relato vital de una figura única, documental que, a partir de la estructuración más clásica de este tipo de trabajos, destaca por adoptar el ritmo onírico y la belleza poética de las canciones de Smith. Mesmerizante.

Con 20,000 Days On Earth se corre el riesgo de caer en el embrujo de Nick Cave y no percibir que, en el fondo, es un ejercicio de puro onanismo. Con la excusa de celebrar sus veinte mil días de existencia, en los límites no siempre claros que separan la realidad de la ficción, la película nos invita a pasar 24 horas con uno de los caracteres más imprescindibles de la cultura pop. Entregada en un envoltorio visual en muchos momentos cercanos al universo de David Lynch, la cinta toma lo supuestamente cotidiano de su figura central para convertirlo en una autocomplaciente reflexión sobre el proceso artístico y creativo. Pese a lo engañoso del formato, podría haber sido un fascinante retrato del líder de The Bad Seeds, pero sabedor del poder de la mística, conocedor del sugestivo poder del celuloide, Nick Cave termina por sobreinterpretar a un artificioso personaje al que le ha dado su nombre.

Se ha acabado el In-Edit y este año no ha habido ningún documental (de los que me he zampado) en el que hayan aparecido Dave Grohl (aunque, eso sí, se estrenaron dos capítulos de Foo Fighters Sonic Highways, serie sobre la grabación del nuevo disco de la banda del que fuera batería de Nirvana) o Henry Rollins aportando sus opiniones, recuerdos o vivencias. Difícil de creer pero cierto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento