Logo del sitio

[In-Edit 2014] In-Edit, un estado mental

Electrónica 0 - Hip hop 10
[In-Edit 2014] In-Edit, un estado mental
[In-Edit 2014] In-Edit, un estado mental

Durante las 12 ediciones del In-Edit se han proyectado películas muy buenas, buenas, regulares y algunas malas. A partir de hoy podemos afirmar que BCN, ¿sello discográfico? es una de las peores cintas que jamás exhibidas en el festival de documentales musicales de Barcelona. Financiada a través de una campaña de crowdfunding, sus directoras deberían plantearse devolver las donaciones aportadas por los 83 mecenas que participaron de la campaña.

El planteamiento era bueno: en un momento en el que la escena electrónica barcelonesa está en efervescencia, a partir de entrevistas a músicos, productores, responsables de sellos discográficos, periodistas especializados, arquitectos… BCN, ¿sello discográfico? se marcaba el objetivo de dilucidar cómo el entorno urbanístico y arquitectónico de la urbe influye en la música de baile facturada en la Ciudad Condal. Más allá de su pobre realización: no se critica la falta de medios (aunque tampoco aprovechan todos los recursos que ofrece rodar con un iPhone y una cámara Súper 8) pero sí por una trama argumental paupérrimamente trabajada, sustentada en un montaje desastroso; lo que podría haberse configurado como una interesante tesina, acaba resolviéndose como un selfie audiovisual de amiguetes aportando un batiburrillo sin sentido de declaraciones superficiales. Un documental de nivel demasiado bajo para un festival de la cota de notabilidad del In-Edit.

Nas: Time is Illmatic, juega en otra liga. El 19 de abril de 1994 se publicaba Illmatic, carta de presentación del MC del barrio de Queens Nas. Pese a tener una irrupción tímida, los diez cortes amagados en los surcos del vinilo (piezas donde sobresalen joyas como “N.Y. State of Mind”, “Half Time”, “One Love” o “Represent”) acabarían simbolizándose como una de las piedras angulares en la historia del hip hop.

El libreto interior del disco esconde una foto en la que Nas posa sentado en un banco frente al bloque de pisos de protección oficial en el que vivía. Está rodeado de su séquito de amigos. Celebran el lanzamiento de su álbum de debut. Dos décadas después, vuelve a mirar la instantánea y revela que de aquella veintena de colegas, más de la mitad o están muertos o en la cárcel. Él podría haber sido uno de ellos. Nacido en la década de los 70, el versador neoyorquino sintetiza al afroamericano amamantado en una familia desestructurada y criado en unas calles donde sería testimonio del aumento del desempleo entre los suyos, la epidemia del crack, la violencia entre bandas… Podría haber caído pero, y esto no es un cuento de hadas, en el rap halló la salida. De ese fangal de frustraciones emanarían algunas de las rimas que mejor han expresado el pulso asfáltico, atroz, descreído, lacerante de la supervivencia en los arrabales de la urbe.

Es en esos condicionantes vitales donde descubrimos el gran atractivo de este magnífico Time Is Illmatic. El documental, firmado por el artista callejero One9 con un estilo que por momentos, y aunque pueda resultar tópico, se acerca al Spike Lee de la serie “Chronicles of Brooklyn” (She's Gotta Have It, Do the Right Thing, Crooklyn, Clockers, He Got Game, Re Hook Summer), no solo celebra el 20 aniversario de su publicación abordando el proceso de creación de esta obra de arte del flow, sino que se exige como relato del trasfondo social y cultural en la que fue modelada. Dos décadas después, New York sigue siendo una estado mental.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento