Logo del sitio

Descubre la historia real de Patrizia Reggiani, la mujer arrestada por el asesinato de su marido a la que da vida Lady Gaga en 'La casa Gucci'

La película que Ridley Scott estrena este viernes 26 de noviembre en cines está inspirada en la famosa familia italiana.
Patrizia Reggiani, la mujer a la que da vida Lady Gaga en 'La casa Gucci'
Patrizia Reggiani, la mujer a la que da vida Lady Gaga en 'La casa Gucci'
Cinemanía

Todo empezó como una novela romántica, o como un cuento de hadas, y acabó como una temporada de Juego de tronos, o más bien (dado su contexto) como una novela histórica sobre condottieri sedientos de sangre. Pese a basarse en hechos documentados, la historia de La casa Gucci está demasiado cercana a arquetipos de ficción como para no pestañear de incredulidad al leerla.

Así pues, ni a Ridley Scott (que lleva preparando este filme desde 2006) ni a sus guionistas les ha costado potenciar el aire turbio de una historia que comenzó con el encuentro entre un príncipe que no quería reinar (Maurizio GucciAdam Driver–) y Patrizia Reggiani (Lady Gaga), la hermosa plebeya que conquistó su corazón y se lo llevó al altar pese a la oposición del clan de magnates, poco emocionado con acoger a una joven cuya familia tenía probables conexiones con la Mafia. 

Los Gucci, eso sí, no necesitaban a la Cosa Nostra para autodestruirse: en 1983, la muerte del padre de Maurizio (Rodolfo GucciJeremy Irons–) desató una guerra entre el joven heredero y su esposa, por un lado, y por el otro su tío Aldo (Al Pacino) y el hijo de este, Paolo (Jared Leto). Los cuales, llegado el momento, también se apuñalaron entre ellos: en 1984, el avispado y poco escrupuloso Aldo (“Vendería a su propia madre a los beduinos”, señaló Patricia, otra de sus hijas) fue encarcelado en EE UU después de que su vástago, conchabado con Maurizio, le denunciara por evadir impuestos. Tenía 81 años.

Lady Gaga en 'La Casa Gucci'
Lady Gaga en 'La Casa Gucci'
Cinemanía

Pero, si bien las rencillas de los Gucci fueron copiosas, nada puede compararse con su punto final. Separado de Patrizia Reggiani desde 1985, Maurizio Gucci se vio obligado a vender su parte de la compañía en 1993 debido a una gestión desastrosa que ni siquiera el fichaje de Tom Ford, entonces una joven promesa, fue capaz de salvar. 

En 1995, el príncipe destronado cayó abatido a tiro limpio en la puerta de su oficina, víctima de dos asesinos a sueldo: Patrizia los había contratado con la ayuda de Pina Auriemma (Salma Hayek), su vidente favorita. Tras el muy mediático juicio, Patrizia Reggiani cumplió 18 años de una sentencia de 29. Aún hoy sigue usando su apellido de casada: según declaró a La Reppublica, se siente “la más Gucci de todos”. Cómo quitarle la razón. 

¿Quieres recibir todos los viernes en tu correo las mejores recomendaciones de cine y series? Apúntate a nuestra Newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento