Belén Rueda ya no tiene miedo: "Escuchaba que yo no tenía que estar ahí, y hubo un momento en que dije: '¿Y me puede explicar alguien por qué no?"

La actriz protagoniza con Jose Coronado 'La familia perfecta', la nueva película de Arantxa Echevarria ('Carmen y Lola').
Belen Rueda en el photocall de 'La familia perfecta' en Madrid, 30 de noviembre de 2021.
Belen Rueda en el photocall de 'La familia perfecta' en Madrid, 30 de noviembre de 2021.
Sergio R Moreno

Habrá quien piense que lo de Belén Rueda fue besar el santo nada más llegar. Al menos en lo que respecta al cine, porque la actriz rodó su primera película (Mar adentro) estando al borde de los 40 años y, apenas unos meses después, se llevó a casa el Goya a la mejor actriz revelación por aquel trabajo. 

Muchos la habían etiquetado durante años como actriz de televisión, pero aquel codiciado galardón sirvió para que callara bocas y le abrió algunas puertas. “Mi premio fue ya que Alejandro Amenábar quisiera contar conmigo para una película que voló muy alto, en todos los sentidos. Para mí, ese fue el cambio en mi caso”, confiesa a CINEMANÍA la madrileña.

Estos días promociona La familia perfecta, una comedia sobre la familia y las falsas apariencias (dirigida por Arantxa Echevarria) donde ella encarna a una mujer de clase alta y apariencia pija cuyo mundo comienza a derrumbarse el día que su hijo le presenta a su deslenguada y choni novia.

Su personaje en la película cree llevar una vida modélica y tenerlo todo bajo control. ¿Alguna vez se ha sentido usted como Lucía?

Vida modélica no, pero creer que lo tenía todo bajo control, sí. Lo malo de creer que tienes todo bajo control es que, cuando alguna pequeña cosa no sale como tú piensas, te dices: 'Oh, Dios mío, esto es un desastre'. A lo largo de los años he aprendido a no ser tan controladora en ese sentido, porque las únicas cosas que puedes controlar son aquellas que dependen de ti (y no las que dependen de todos los integrantes de la familia). 

También he aprendido que tampoco pasa nada pero, cuando te ponen un cartel de 'perfecta' y de 'tú puedes con todo', tú te lo crees. Durante muchos años, intenté cubrir esas expectativas, pero eso es peligrosísimo. Yo ya hace años que me di cuenta de esto y me dije: 'No soy perfecta, ni tampoco quiero serlo'. Creo que eso es lo que le pasa a Lucía.

¿Tampoco ha tenido nunca prejuicios clasistas?

No, no los he tenido. A lo mejor sí los he tenido hacia gente que se piensa que desciende de la pata del Cid. Hay personas que se creen que están por encima de los demás porque, a lo mejor, han tenido la suerte de nacer en España en lugar de hacerlo en otro país. Ahí sí que me pongo un poco a la defensiva y digo: '¿Tú quién te has creído que eres?'. Nunca sabemos cuáles son las circunstancias de vida de la persona que tenemos enfrente y así, de primeras, no se puede juzgar a nadie sin darle el chance.

¿Cree que muchas parejas estancadas en su zona de confort se sentirán identificadas con la película?

Bueno, tampoco creo que esto sea un rompefamilias, pero sí que puede haber un planteamiento en el que se puedan solucionar las cosas dentro de la familia, sin necesidad de una ruptura. Eso es también un poco lo que queremos todos. Cuando uno tiene un cambio en la vida, si la persona que te está acompañando lo entiende o también lo tiene, es mucho más sencillo todo que si, de pronto, piensa que tiene un marciano a su lado.

La familia perfecta
La familia perfecta
Cinemanía

¿Sigue pensando que, si la maternidad no estuviese tan idealizada, las mujeres no tendrían hijos?

¿Eso lo he dicho yo? A ver, la maternidad es una de las cosas más importantes de mi vida, pero eso no quiere decir que sea algo fácil. Quizás sea esto lo que se ha sacado de contexto. El hecho de querer ser madre no quita todas las dificultades que implica el ser madre. Eso es como decir que es mejor no enamorarse nunca. Hay que enamorarse, porque es lo más maravilloso del mundo, pero esto no quiere decir que enamorarse no tenga también sus dificultades. Yo soy muy de decir: 'esto no me duele' o 'no me cuesta nada esto', pero me he dado cuenta de que hay veces en que debes expresar que te está costando hacer determinadas cosas o que te duele algo, sobre todo a la gente a la que quieres.

Ha manifestado que, durante un tiempo, le costó poner ‘actriz’ en su DNI. ¿Por qué le ocurría aquello?

No sé. Por eso es por lo que digo que no hay nada imposible. A mí siempre me había gustado la interpretación pero, en su momento, mi vida fue por otros derroteros. Me costaba porque yo no seguí la 'norma'. Aunque, ¿qué es la norma en esto? ¿Qué es lo que tienes que hacer para ser una actriz que pueda aportar algo a cada uno de sus personajes? 

Yo seguí un proceso bastante 'normal'. Al final, he hecho todo, pero de una manera desordenada: primero fui azafata, después presenté, luego hice ficción en televisión, después hice cine y luego pude hacer teatro. Y entremedias, seguí preparándome. No hay nada como prepararte trabajando, aunque luego también, para poder dar el tono, vas buscando determinadas cosas en tus huecos.

¿Cómo superó aquel complejo?

El complejo también tenía que ver con que yo escuchaba demasiado lo que decían fuera. Escuchaba que yo no tenía que estar ahí. Hubo un momento en que dije: '¿Y me puede explicar alguien por qué no?'.

¿Diría que le otorga mucha importancia a lo que otros digan o piensen de usted?

Eso es algo en lo que vas evolucionando en la vida. Lógicamente, cuando estás en una profesión de cara a un público, sí hay cosas que te influyen. Antes, me acuerdo que igual había diez críticas buenas y una mala, y yo solamente me quedaba con la mala. ¡Esto es una cosa de locos! 

Con esto hay que tener cuidado, porque si no escuchas absolutamente nada te vuelves un gilipollas. Hay que tener los pies en la tierra, pero sí debes saber a quién escuchar. Hay cosas verdaderas y auténticas en tu vida que no debes perder, y suelen ser personas.

Belén Rueda y Jose Coronado en 'La familia perfecta'
Belén Rueda y Jose Coronado en 'La familia perfecta'
Cinemanía

¿Qué es lo que menos le gusta de la fama?

El no anonimato, la falta de intimidad. Haces cualquier cosa y todo el mundo te juzga, pero hay ciertas cosas que no tendrían por qué salir a la luz y, sin embargo, salen.

¿Qué valora de una película por la que finalmente se decide?

Concretamente en el caso de La familia perfecta me parece muy difícil escribir comedia y también leerla. Cuando leo un drama, enseguida lo transformo a imagen, pero con la comedia me cuesta a veces. Puedes leer frases que parezcan un topicazo pero que, dependiendo de cómo sea la directora, puede no parecer que estás diciendo lo de siempre. 

Para mí es muy importante el guion o, en algunos momentos, que sea un director con el que he querido trabajar. También miro que haya un actor o una actriz con los que quiero trabajar. Hay veces que dices: 'Uy, el guion me parece un poco flojito, pero si este ha dicho que sí a esto, algo tendrá...'.

¿Sigue soñando con dirigir y producir?

Sí, son esas cosas que te gustaría que se contasen como a ti te gustaría contarlas. En su momento lo haré, seguramente, pero pienso que todavía me faltan algunas cosas (que iré completando).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento