Bajo presión: ¿qué pasará con 'Bohemian Rhapsody' en los Oscar?

Pese a las acusaciones de abusos a menores lanzadas contra Bryan Singer, el biopic musical es candidato a Mejor película. ¿Tiene alguna oportunidad de ganar?
Bajo presión: ¿qué pasará con 'Bohemian Rhapsody' en los Oscar?
Bajo presión: ¿qué pasará con 'Bohemian Rhapsody' en los Oscar?

La capacidad de Hollywood para barrer sus pecados bajo la alfombra es legendario, y ahora volvemos a comprobarlo. Justo cuando Bohemian Rhapsody está saboreando las mieles de su triunfo en taquilla (victoria en los Globos de Oro y nominaciones a los Oscar mediante), un reportaje publicado en el Atlantic Monthly ha demolido aún más la imagen pública de su director, Bryan Singer, revelando nuevas acusaciones de abusos sexuales contra él. Si bien la trayectoria del texto en cuestión ha sido complicadilla (como el propio Singer avisó en su momento, fue escrito originalmente por encargo de Esquire), su aparición ha creado nuevas dudas sobre el porvenir de la película en los Premios de la Academia.

Aunque la productora Fox lo niegue, achacando su despido a su mala conducta en el plató y a sus enfrentamientos con Rami Malek, el miedo de los productores a verse envueltos en un escándalo mediático no puede ser descartado. Un artículo de Vulture resume este empeño en borrar a Singer del mapa con un afilado silogismo: "Si no tú no sabías que el director de Bohemian Rhapsody había sido acusado de abusos sexuales, bien. Y si lo sabías, ¿a que te alegras de que despidiesen a ese pervertido?".

Bajo presión: ¿qué pasará con 'Bohemian Rhapsody' en los Oscar?

Durante los últimos meses, este guion se ha cumplido a rajatabla. Nadie osó mencionar a Bryan Singer durante la gala de los Globos de Oro, cuando la cinta se alzó con los premios a Mejor comedia y Mejor actor principal. Malek, ganador de este último trofeo, se negó a hablar del tema tras recibir su premio, y después afirmó no saber nada acerca de las acusaciones contra el director. Esto último resulta difícil de de creer si pensamos que estas circulan al menos desde 2014. Desde el 23 de enero, cuando el reportaje del Atlantic dio la campanada en internet, el silencio va camino de volverse más incómodo que nunca.

Sumando todo esto, no hacía falta ser adivino para augurar que Singer no iba a ser nominado al Oscar. El hecho de que Bohemian Rhapsody aspire a mejor película sí creó cierta sorpresa, pero asegurar que no se llevará el trofeo resulta demasiado fácil, aun sin excluir las sorpresas: las críticas del filme fueron tirando a malas, sus rivales (Roma, El vicio del poder, La favorita…) son pesos pesados y, por último, a la Academia no le sobrarán las ganas de agasajar al filme dirigido por un presunto violador de menores. Incluso el póster satírico dedicado a la película por The Schnitz se permitía incluir en su maquetación el mensaje "Que le den a Bryan Singer", muy poco disimulado.

Aun así, no parece que Bryan Singer vaya a convertirse en un apestado para Hollywood. O al menos, no por ahora: los productores de Red Sonja, su próxima película, aseguran que las denuncias no les parecen dignas de crédito. El propio cineasta le ha negado credibilidad a sus acusadores, asegurando que estos solo buscan "dinero y atención". El artículo que ha puesto su nombre en boca de todos (menos de aquellos que trabajaron con él en Bohemian Rhapsody) le parece "un libelo homófobo cuyo lanzamiento ha sido calculado para aprovechar el éxito de la película".

Sin grandes nombres de Hollywood renegando de él en público, sin grandes titulares o reportajes sobre su caso en la prensa generalista, Singer podría librarse de convertirse en un nuevo Harvey Weinstein Kevin Spacey. Algo que hará respirar tranquilos tanto a los responsables financieros de Bohemian Rhapsody (aunque el filme se vaya de vacío de los Oscar, al menos no se hundió en taquilla por culpa de un escándalo) como a esos amigos del director que, según varios testimonios recogidos en la prensa, también eran aficionados al estupro de actores jóvenes.

Tal vez el caso de Singer hubiera podido servir para generar una nueva versión del #MeToo, con lo que eso hubiera supuesto a la hora de evitar nuevos abusos. Pero, por ahora, tanto en los Oscar o fuera de ellos, parece que Hollywood ha optado por ignorarlo civilizadamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento