Splice

Vincenzo Natali transita por lo pseudocientífico, lo empírico, lo moral y lo divino. Demasiado para mi 'body'.
Splice
Splice

EL EJERCICIO DE LA CIENCIA-FICCIÓN es ardua tarea para el cineasta. Ajustar los presupuestos científicos al argumento y conseguir que el espectador los aprehenda condiciona en gran medida

el éxito de la empresa. Vincenzo Natali lo bordaba en Cube y no tanto en Cypher, cinta injustamente condenada al ostracismo, quizás por su deriva tecnológica y política a lo Demonlover. El interés disminuye con Splice (en español sería “empalmar”), película en la que una pareja de ingenieros genéticos (Sarah Polley y Adrien Brody) crean un híbrido mitad humano, mitad animal, de crecimiento extraordinario y cuya evolución natural atenta contra la práctica totalidad de las leyes de Mendel (el de los guisantes de colores).

La amorfa Dren (como se llama la criatura) se convierte de la noche a la mañana en una hembra exuberante de aguijón mortal y celos enfermizos, por lo que a la buena de Polley (la otra especie mortal del filme) no le quedará más remedio que cortar por lo sano con su hija de laboratorio. Inopinadamente, la película gana enteros cuando se adentra en la exploración de las pulsiones humanas, alcanzando su clímax en el coito entre la mutante y el spliced Brody, o en la secuencia de mutilación posterior, que sella la enemistad entre las dos “chicas”. De todo este rosario de la aurora puede desprenderse una moraleja confesional (al gusto cardenalicio de Rouco), con lo que Vincenzo Natali ha cerrado la cuadratura del círculo, al transitar por lo pseudocientífico, lo empírico, lo moral y lo divino, y así hasta llegar a la buena práctica que exige la medicina moderna. Demasiado para my body, tú.

SERGIO F. PINILLA

Valoración:

FICHA TÉCNICA

  • Director:
  • Género:
  • País:
  • Sinopsis:

    Desfiando a la ley, dos jóvenes científicos combinan ADN animal y humano para crear una nueva forma de vida. El resultado de sus experimentos será una criatura muy peligrosa.

  • RESUMEN: Vincenzo Natali transita por lo pseudocientífico, lo empírico, lo moral y lo divino. Demasiado para mi 'body'.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento