Kingsman: El círculo de oro

Kingsman: El círculo de oro
Kingsman: El círculo de oro

¿Cuántos paracetamoles se tomarían los mandamases de Fox tras comprobar que Matthew Vaughn había ignorado todas sus 'recomendaciones' para Kinsgman: Servicio secreto? “Deshazte del ceceo del supervillano”, pero ahí seguía Samuel L. Jackson pellizcándose la lengua. “Nada de explotar cabezas”, y la escena se convertía en un espectáculo pirotécnico al son de Give It Up. “Haz el favor de prescindir de esa secuencia en la que Colin Firth aniquila feligreses en una iglesia”, y Vaughn, desobediente, hacía de un actor cuya mayor hazaña en cine había sido agarrarse de los pelos con Hugh Grant, el protagonista de esta histórica toma de acción.

Al igual que su predecesora, Kingsman: El círculo de oro es la vuelta de tuerca rebelde, erosiva y gamberra, entre tarantinesca y guyritchiana, a un género, el del cine de espías, que se toma demasiado en serio a sí mismo desde que Roger Moore se despidiera como agente 007. Tras recaudar más de 400 millones de dólares con el primer filme, ya nos imaginamos la reunión entre Vaughn y los jefazos de Fox sobre la secuela: “A ver si lo hemos entendido. Quieres contar una historia original alejada de los cómics de Mark Millar, planeas empezar la peli con una pelea en taxi por las calles de Londres, vas a cargarte el cuartel general de Kingsman en los primeros 10 minutos de metraje y piensas mandar a los protas a EE UU para que se alíen con sus homólogos yanquis. Vale, ¿dónde hay que firmar?”. Pero que los sombreros de cowboy, Jeff Bridges y el whisky no os engañen, esta sigue siendo la película de los caballeros con más modales y gadgets de Inglaterra: Taron Egerton ha pasado de ser el aprendiz macarra a lo My Fair Lady, al intrépido y romántico protagonista estilo La princesa prometida (o Los padres de ella, porque además de salvar el mundo evitando cargarse su relación amorosa, conocerá a sus suegros, los reyes de Suecia) sin perder el carisma, el traje ni la gorra en el camino; Colin Firth vuelve de entre los muertos con su britanismo y paraguas intactos; y Mark Strong protagoniza el momento álgido entonando Take Me Home, Country Roads de John Denver.

La consabida dosis de girl power corre a cargo de una villana (Julianne Moore) sacada de Las mujeres perfectas, que DC, Marvel o cualquier película de Bond se pelearían por tener. ¿Quién, además de Moore, puede acongojar a todos a su alrededor, vestida como en los años 50 y con un dinner como centro de operaciones? Su guarida, Poppy Land, esconde a su vez el secreto más descacharrante del filme: Sir Elton John, al piano y ataviado con plumas.

Vaughn vuelve a montarnos en una hiperviolenta, desvergonzada, irreverente e hilarante montaña rusa más propia de John Le Carré que de Ian Fleming, del descaro de Kick-Ass o los agentes de Operación U.N.C.L.E que de Bond, esa misma a la que nos subimos en 2014 y de la que seguimos sin querer bajarnos. Matthew, tú preocupate por Kingsman 3, los paracetamoles para Fox corren de nuestra cuenta.

Valoración:

FICHA TÉCNICA

Kingsman: El círculo de oro
  • Director:

    Matthew Vaughn

  • Género:

    Comedia, Acción, Aventura

  • País:

    Reino Unido, EE UU

  • Sinopsis:

    Después de que su cuartel general haya sido destruido, los Kingsman viajan a EE UU para aliarse con otra asociación secreta llamada los Statesman. Tendrán que superar sus diferencias para ganar a una villana con planes de acabar el mundo. Segunda película inspirada en los cómics de Mark Millar y Dave Gibbons.

  • REPARTO: Colin Firth, Channing Tatum, Julianne Moore, Taron Egerton, Mark Strong

  • GUIÓN: Matthew Vaughn, Jane Goldman

  • VEREDICTO: Mamporros, ironía 'british' y modales de caballero por doquier. El cine de espías está aún más en deuda con Vaughn tras 'El círculo de oro'.

  • DISTRIBUIDORA: Fox España

  • ESTRENO: 22/09/2017

  • imdb: https://www.imdb.com/title/tt4649466

Mostrar comentarios

Códigos Descuento