Historia de un matrimonio

Historia de un matrimonio
Historia de un matrimonio

DANDO SENTIDO DE INMEDIATO a su título, la nueva película de Noah Baumbach empieza con la historia de un matrimonio. En la primera escena, mientras se nos muestran imágenes fugaces de su vida en común –juegos, cenas, cortes de pelo, discusiones–, Charlie (Adam Driver) y Nicole (Scarlett Johansson) detallan a través de respectivas voces en off todas las virtudes y defectos mutuos y complementarios que han sostenido su amor compartido. Nada más familiarizarnos con su unión, sin embargo, se nos hace saber que se está rompiendo. Y, a partir de entonces, la posibilidad de una separación amistosa va disolviéndose a medida que sale a la luz toda la porquería que se escondía bajo la alfombra.

A lo largo de su carrera Baumbach se ha convertido en uno de los más prominentes cronistas de las unidades familiares en descomposición, en parte gracias a su capacidad de observación de comportamientos pasivo-agresivos y de su finura alternando la comedia y el más crudo melodrama, y usando la risa para atemperar el dolor pero no para borrarlo. Aquí su disección de los costes emocionales y económicos del divorcio es casi procedimental. Somos testigos de las reuniones con los abogados, mucho más combativos que Charlie y Nicole; de las batallas sobre quién vivirá dónde, quién se quedará con qué, qué tipo de vida será llevada; de cómo los miembros de la familia se alinean y el hijo común es usado como un trofeo por el que competir. Lo que Historia de un matrimonio entiende y transmite con claridad meridiana, es que el sistema está diseñado para hacer que los cónyuges se odien y se comporten de la manera más irracional posible para ganar a pesar de que, por supuesto, en un divorcio nadie gana. Y ese es solo uno de los motivos por los que contemplar la película es una experiencia tan demoledora. Contiene escenas que, por la precisión con la que ilustran cómo el amor puede fácilmente convertirse en frustración y rabia, son capaces de destruir las certezas conyugales del espectador.

Baumbach es muy cuidadoso a la hora de cargar a ambos protagonistas de razones y faltas, y de hacer que nos pongamos del lado de ambos alternadamente; Driver y Johansson, por su parte, resultan desgarradores mientras trazan líneas tangenciales de compasión, resentimiento y desesperación en sus rostros. Quizá la interpretación de él cause un impacto más profundo, en parte porque la presencia de Charlie en pantalla es mayor; él, después de todo, es quien más tiene que aprender y crecer a lo largo del relato. De hecho, Historia de un matrimonio en buena medida es una crítica fulminante del narcisismo masculino, y probablemente, una disculpa por parte de Baumbach por los errores cometidos a lo largo de su propio pasado sentimental.

En última instancia, el neoyorquino deja claro que, con independencia de la distancia que llega a abrirse entre Charlie y Nicole, los sentimientos que inicialmente los unieron siguen ahí, y esa conclusión es especialmente conmovedora viniendo de un director a menudo tendente al cinismo y la misantropía. Del mismo modo que cada matrimonio alberga las semillas de su propia destrucción, sugiere, quizá, que cada divorcio mantiene latentes los sentimientos que tiempo atrás hicieron que el vínculo pareciera irrompible.

Valoración:

FICHA TÉCNICA

Historia de un matrimonio
  • Director:

    Noah Baumbach

  • Género:

    Drama, Comedia

  • País:

    Estados Unidos

  • Sinopsis:

    Charlie (Adam Driver) y Nicole (Scarlett Johansson) son un director de teatro y una actriz que, tras su matrimonio fallido, luchan por superar su divorcio. Algo que llevará a ambos hasta los extremos más insospechados.

  • REPARTO: Scarlett Johansson, Laura Dern, Adam Driver, Alan Alda, Merritt Wever

  • GUIÓN: Noah Baumbach

  • VEREDICTO: Por momentos hilarante y definitivamente desgarradora.

  • DURACIÓN: 136 min.

  • DISTRIBUIDORA: Netflix

  • ESTRENO: 22/11/2019

Mostrar comentarios

Códigos Descuento