Avatar

No saldrás con ganas de aprender Na'vi, pero tampoco maldecirás a James Cameron
Avatar
Avatar

El tiempo se sigue midiendo hoy con las mismas unidades que cuando se estrenó La guerra de las galaxias (1977) o Terminator 2 (1991). Su valor, como el precio de las entradas de aquellas películas, sin embargo se ha devaluado.

Contra un cambio tan inevitable ni siquiera James Cameron –capaz de sumergirse a miles de metros de profundidad, embarcarse en una misión de la NASA o diseñar él solito un plan de reconversión para la industria del cine– puede hacer algo. Si Avatar iba a ser el futuro, después de verla uno piensa que su presente es muy breve y costará que apasione cuando pertenezca al pasado. Se consumirá a un ritmo veloz, tanto en las taquillas como en la memoria colectiva. ¿Querrá alguien hablar Na´vi dentro de un año? ¿Recordaremos los nombres de los personajes? ¿Reclamará el público secuelas o las impondrá el estudio?

Si no viviéramos con la condena de la expectación, la ansiedad del fenómeno, todo el párrafo anterior sobraría. Y es que Avatar es una buena película de acción, clásica en su concepción, con una historia bien contada que consigue mantenerse durante las más de dos horas y media que dura. Hay escenas estupendas –los primeros pasos de Sam Worthington con su ‘avatar’–, paisajes espectaculares y una fauna que por lo menos resulta original. El discurso que revela es atractivo –una civilización avanzada no es la que dispone de más tecnología, sino la que vive en mayor armonía con su medio– y hasta se podría decir que lanza interesantes pullazos a la política expoliadora de EE UU.

De entre todos sus grandes efectos especiales, su ambicioso planteamiento visual, son los detalles más humanos y menos apabullantes los que más llegan. Dragones, montañas flotantes, aliens de tres metros… y al final lo que te deja flipado es comprobar cómo las piernas de Worthington, tipo cachas, son tan finas como las de un parapléjico. Es una escena que pasa casi inadvertida: el marine, todopoderoso gigante cuando se convierte en un Na’vi, volviendo a su cuerpo humano y colocándose las extremidades muertas en la silla. Cameron, el hombre que dotó de un pasado trágico a la Teniente Ripley en Aliens, que dio la vuelta a un cyborg asesino, quiere conquistar la tercera dimensión con una galería de personajes sólidos pero monocromáticos, que no muestran nada más que lo obvio desde el inicio. No se puede permitir perder a nadie por el camino, ni un espectador se puede quedar descolgado. Aun a riesgo de que el resto de la clase asista a una lección que ya conoce, Cameron no puede hacer apuestas arriesgadas. Hay que recuperar mucho dinero, convencer a gente, que nunca vería una película como ésta, de que es lo que había estado esperando toda su vida. ¿Es culpa suya o de la cuota de mercado?

Manuel Piñón

Valoración:

FICHA TÉCNICA

Avatar
  • Director:
  • Género:
  • País:
  • Sinopsis:

    Jake, un marine que se ha quedado parapléjico, llega al planeta Pandora, habitado por una raza dehumanoides conocida como Na´vi.

  • RESUMEN: No saldrás con ganas de aprender Na'vi, pero tampoco maldecirás a James Cameron

  • ESTRENO: 18/12/2009

  • AVENTURAS / EE UU / 2009 / 160 MIN. / FOX. DIRECTOR: JAMES CAMERON ACTORES: SAM WORTHINGTON, ZOË SALDANA, SIGOURNEY WEAVER, STEPHEN LANG, GIOVANNI RIBISI GUIÓN: JAMES CAMERON FOTOGRAFÍA: MAURO FIORE

Mostrar comentarios

Códigos Descuento