Tu ex, la actriz

Tu ex, la actriz
Tu ex, la actriz

Enciendes la televisión y ves a tu novia en la gala de los Goya.

Bueno, ya no es tu novia. Es tu ex. Desde hace dos años. Recuérdalo.

Y recuérdaselo a tu madre. Que deje de decir a todo el mundo que "A, la chica esa tan mona que sale en pelotas en las películas es la novia de mi Felipe". Ya no es tu novia. Ahora lo es de P., "la joven promesa del cine español". Te consuela saber que esto no significa nada. Es como ser la "joven promesa del fútbol tailandés".

Promesa + cine español: oxímoron.

Haces mentalmente un corte de mangas a la televisión y coges otro risketto. Te limpias los dedos en la manta roja de IKEA que tienes a tu lado. Cuidado. Que no te vea su dueño, el idiota con el que compartes un piso de 35 m cuadrados en la calle Tres Peces.

Es un psicópata esquizofrénico con tendencias caníbales.

Peor aún: estudió en la ECAM.

El pájaro está ahora haciendo una webserie. Ha sacado 780 euros de un crowdfunding. Ha empleado parte del dinero, 530 euros, en llevarse a Elo, la actriz que va a protagonizar la serie, a una casa rural con jacuzzi en Guadalajara. Según él han ido a "encontrar la motivación del personaje". Con los 250 euros restantes tiene pensado hacer el primer capítulo de la serie. Ha puesto un anuncio en Facebook, en la página "Técnicos del cine español" pidiendo "colaboradores". Seguro que alguno pica.

Tú también podrías hacer un timo de esos, perdón, un crowdfunding. ¿Para una webserie? No. Para contratar a cinco colombianos que le partan la cara al payaso de chaqueta roja de El Ganso y camiseta de Polar que va del brazo de tu chica. De tu ex. No es tu novia desde hace dos años, siete meses y días. Todo se jodió el día que te llamó al móvil histérica perdida.

"¡Me han cogido, me han cogido!".

Luis San Narciso la había seleccionado para la nueva serie de Globomedia, una dramedia costumbrista con ectoplasmas. Ahí supiste que la había perdido. Habías estado con ella un año y seis meses, desde que os conocisteis aquel jueves en el Astoria. Ella era una pelirroja dicharachera recién llegada de Palencia dispuesta a comerse el mundo y tú un guionista con una americana de Sportivo y un pantalón vaquero de Mini al borde de una intoxicación etílica por el puto garrafón de Malasaña. Glamour.

Miras la pantalla. Qué guapa está. Y con qué autoridad camina por la alfombra roja. Lleva un vestido rojo muy escotado que le marca mucho las tetas. Anda que no te las has comido veces. Y como te gustaba tocarlas por encima de aquellas camisetas baratas del H&M que se ponía para servir cañas y tostas en aquel bareto de la calle Almendro. Mírala ahora, con ese vestidazo de Lorenzo Caprile. Ya no lleva el pañuelo palestino y las manoletinas que se ponía cuándo iba contigo a la sala de verano de la Filmoteca.

¡¡¡¿No eras tan hippy, puta?!!!

Ups, esto lo has dicho en voz alta. Da igual. Tu compañero de piso ni se inmuta. Está comentando en Twitter la gala. El hashtag, #GoyasyPollas, está on fire. La alfombra roja también. La élite del cine y la televisión española se pasean por ella: Mónica Cruz, Juan y Medio, el primo de Mario Casas... ¿Ese de ahí no es Arévalo?

Tú también podrías estar ahí. Pero no te renovaron en la serie en la que trabajabas. Esa de las putas/bailarinas con un corazón de oro que desayunan todo el rato con unos niños y un señor de acento gallego. Decían que te faltaba punch. Si no te hubieran despedido te habrías dejado caer algún día por el plató y le hubieras pasado el guión de tu corto a uno de los actores. No a uno de los principales, sabes cuál es tu sitio, a uno de los secundarios, esos que no llaman a seguridad cuándo ven a un guionista cerca.

El corto, de 54 minutos, se llamaba Amour fou y era la historia de Gael y Ariel, dos niños gitanos gays y autistas que son adoptados por una nigeriana hippy adicta al crack que se hace pasar por un transexual comunista en el burdel de Badalona.

Caballo ganador.

Pero te echaron de la serie. Y tu novia te dejó.

Y ahí sigue, en la alfombra roja, haciéndose fotos con su novio. P., que está nominado a mejor director novel por Confabulados. Película que él mismo define como “una comedia sin humor”.

Que hijo de puta.

Álex de la Iglesia pasa detrás de ellos y les dice algo al oído. Se ríen a carcajadas. Que les quede claro a todo el mundo que Álex LES HA HABLADO. ¡Rápido,  aprovecha y mándale un whatsapp a tu ex! Dile que le pida a Álex su correo. Que te haga el favor. No, no quieres volver con ella. Bueno, sí, pero eso lo podéis hablar luego, tomando una tónica en Federal, el café de la plaza de las Comendadoras... Ahora solo quieres mandarle a Álex un guión nuevo que has escrito. Va de unos zombis okupas. Muertos vivientes y cachondeo. Lo que le gusta al bueno de Álex. Locurón. Podrías quedar con él y...

Tu ex se hace una última foto y se despide de los fotógrafos con la mano. Ella y P. se alejan caminando por la alfombra roja. Te llega un mensaje al móvil. Es tu madre. Te pregunta que está haciendo tu chica con otro tío. Te inclinas para coger el mando y apagar la tele. Derramas un poco de cerveza en la alfombra.

Pinky, el gato gris de tu compañero de piso, corre a lamerla.

____________________________________________________________________________

Alberto López (@alberto2) es guionista. Su película favorita es La fiera de mi niña. Odia a Damon Lindelof.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento