¿Un remake de 'El secreto de sus ojos' sin pasión futbolera?

Carlos Marañón  Director de CinemaníaOPINIÓN
¿Un remake de 'El secreto de sus ojos' sin pasión futbolera?
¿Un remake de 'El secreto de sus ojos' sin pasión futbolera?

Ha sido aparecer la primera imagen del remake hollywoodiense de El secreto de sus ojos y asaltarnos las dudas. Todo uno.

No sobre el reparto, aunque Ricardo Darín, Soledad Villamil y Guillermo Francella componían un trío inolvidable: es curiosa la idea de que ahora haya mayoría femenina entre los personajes protagonistas, y Julia Roberts y Nicole Kidman son nombres de reconocida solvencia, junto a un Chiwetel Ejiofor que nos ganó con 12 años de esclavitud.

thesecretintheireyes

Tampoco hay reparos con el director: por muy hinchas que seamos de Juan José Campanella (a pesar de que quizá esperábamos más de Futbolín (Metegol) y de aquella cosa pretenciosa que rodó en EE UU con Aitana Sánchez-Gijón: ... Y llego el amor), la solvencia de Billy Ray es indiscutible. Guionista con mucho oficio (La guerra de Hart, Plan de vuelo: desaparecida, La sombra del poder, Los juegos del hambre, Capitán Phillips), ha dirigido dos filmes interesantes sobre sus propios guiones: El precio de la verdad y El espía. Hará doblete también en The Secret in their Eyes. Si logra imprimir parte de la fuerza de La sombra del poder (State of play) y El precio de la verdad al pulso original de la película de Campanella, tendremos mucho ganado.

Pero hay algo que nos sigue oliendo a chamusquina de esta adaptación yanki. El principal problema es que les va a ser muy complicado encontrar un sustituto de la pasión futbolera, del amor por los colores de Racing de Avellaneda en el filme original, para explicar que uno puede cambiar de casi todo en la vida, menos de equipo. Era el artefacto argumental perfecto, coronado por un plano secuencia desde el cielo hasta las entrañas del estadio de Huracán, el Tomás Adolfo Ducó. ¿Con qué van a sustituir al fútbol? ¿Cómo van a hacer en Hollywood para recrear una secuencia tan importante, tan inolvidable, como ésta?

Queda la duda. Una pasión es una pasión, sí, pero ¿dónde demonios van a encontrar una pasión tan convincente como el balompié? ¿Se imaginan un asesino de los Memphis Grizzlies, de los Nashville Predators o de los Cincinatti Bengals? Yo tampoco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento