Mandela is a free man

Mandela is a free man
Mandela is a free man

CUANDO LA GENTE DICE “no creo en las casualidades” da por sentado que existen personas que sí creen en ellas: ¿cómo se hace eso? ¿No es tan absurdo como afirmar “no creo en el oxígeno”? Todas nuestras circunstancias personales son fruto de una asombrosa sucesión de coincidencias que nos han llevado a ser exactamente lo

que somos y no otra cosa: cualquier suceso aparentemente trivial revestido de casualidad puede convertirse en esa primera ficha de dominó que con su caída provoca una reacción en cadena.

Por ejemplo: en una misma semana he visto (500) días juntos y No es tan fácil, en las que se menciona específicamente (con imágenes originales) El graduado que protagonizara Dustin Hoffman. ¿Qué probabilidades había para que dos comedias contemporáneas utilizaran una referencia de un largometraje de hace 42 años? Más

cosas: el mes pasado vi el cuarto episodio de la tercera temporada de la indispensable The Wire y al día siguiente me fui al cine para gozar con la no menos fundamental In the Loop. Pues bien, ¡las dos citan en un momento dado a las prescindibles gemelas Olsen! Y estaremos de acuerdo en que la brigada antinarcóticos de Baltimore y la alta política británica previa a la invasión de Irak no parecen escenarios adecuados para que Mary-Kate y Ashley fueran nombradas.

Créanme: todas esas coincidencias son señales de algo muy importante (sigo investigando), pero otras sólo indican hechos frívolos. Cuando al inicio de la plomiza Invictus el protagonista sale de la cárcel, escuchamos una voz en off: “Mandela is a free man”. Supongo que Eastwood quería dejar claro que su amigo Morgan interpreta al líder sudafricano; sólo le faltó añadir “de los Freeman de toda la vida”. Las cosas claras y las casualidades espesas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento