Logo del sitio

Cartas cinéfalas: Ryan O'Neal escribe a su biógrafo para no parecer mal padre

Fotograma de 'Luna de papel'
Fotograma de 'Luna de papel'
Cinemanía

Querido Steve: 

Primero quería reiterarte mi agradecimiento, es genial que estemos juntos en la aventura de plasmar mi vida en un libro. Como sabes, no es fácil para mí; me asaltan las dudas: no tengo del todo claro que mis anécdotas puedan resultar interesantes para los lectores (a veces creo que mi vida ha sido de lo más insulsa y aburrida). También he de confesar que en un principio desconfié de ti. ¿Recuerdas que cuando nos conocimos dije que me resultabas muy espiritual? Pues quería decir subnormal.  

No, no me causaste la mejor de las impresiones. Si finalmente acepté la propuesta fue porque me había fumado un porro como la manga de un abrigo. Pero no me arrepiento, porque tu ilusión es muy estimulante, tanto como el adelanto de medio millón de dólares que me ha sido ingresado en mi cuenta de la Caja Rural de California.

Pero basta de palabrería; el motivo de esta carta es que he leído lo que llevas escrito hasta ahora y he de decirte, sintiéndolo mucho, que esta lleno de imprecisiones. ¿Qué se supone que estás haciendo? ¡Me cago en la puta, Steve! (Y perdóname la expresión). ¿De qué sirve que te cuente las cosas si luego tú vas a escribir lo que te salga de los cojones? (Te vuelvo a pedir disculpas). ¡Tengo 80 años muy vividos! ¡Estoy haciendo un esfuerzo de la hostia por acordarme de todos los putos detalles! (Perdón one more time). Ahora, vamos al turrón:

No le di cocaína a mi hija Tatum con 10 años, tenía ya los 11 cumplidos. La fiesta del 60 cumpleaños de Farrah está muy bien narrada (aunque te ha faltado reseñar que hubo altramuces, quicos gordos y ganchitos naranjas), pero te has hecho batiburrillo con el incidente de la pistola: era yo quien encañoné a mi hijo y no al revés.

El capítulo sobre el entierro de Farrah es larguísimo, has metido mucho rollo sobre la vida, la muerte, patatín y patatán, y encima se te ha olvidado contar lo más importante, que le tiré los tejos a mi propia hija porque llevaba tanto tiempo sin verla que no la reconocí.

En fin, espero que tomes nota. 

Un abrazo.

Ryan.

P.D.: Tienes que ser escrupuloso con los detalles porque, si no, pareceré mal padre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento