Cartas cinéfalas: Kevin Feige escribe a Benedict Cumberbatch

Benedict Cumberbatch en el rodaje de 'Doctor Strange'
Benedict Cumberbatch en el rodaje de 'Doctor Strange'
Cinemanía

Querido Ben:

Quiero que sepas que estamos entusiasmados con tu participación en este proyecto; eres ideal para el papel. Tienes una cosa muy especial que no está al alcance de cualquier actor: con la misma cara puedes decir “te quiero” o “me cago”.

Por cierto, estaba revisando el reconocimiento médico que te hicieron en Marvel Studios la semana pasada, y eres un ejemplar fantástico. No sabía que tenías visión monocular y que con cada ojo puedes transmitir una imagen distinta al cerebro a través de los nervios ópticos ¡Es formidable! Si quieres, te envío el nuevo guión de los Vengadores, así aprovechas y, mientras con el ojo izquierdo te estudias uno, con el derecho, el otro.

También observo en el informe que tienes un punto muerto de visualización justo detrás del cogote. Le comentaré a Scott que, si tiene que acercarse a darte una instrucción, lo haga con cuidado, no vaya a llevarse una coz (que no sería la primera porque creo que en El exorcismo de Emily Rose recibió varias).

Pelo castaño, conservas todas las piezas dentales, 1’83 m. de altura, 78 kg. de peso... Desde luego eres perfecto para encarnar al Doctor Extraño… Y hablando de cosas extrañas, ayer coincidimos en los estudios, no se si te acuerdas, fue en el ascensor (lo que pasa es que no te quise molestar porque parecías abstraído). Subíamos mi primo, mi sobrina racializada, tú y yo. Te tienes que acordar porque el ascensor empezó a pitar como un demonio y se tuvo que bajar mi sobrina y subir por las escaleras. 

Te planteo un problema matemático: si mi sobrina pesa 44 kg. y mi primo (pese a la dieta de la piña) no ha bajado de los 108 kg. y teniendo en cuenta que yo peso 69 kg. y sabiendo que la ropa de 4 adultos (en verano) supone 1 kg… ¿Cómo es posible que el ascensor, siendo capaz de soportar 300 kg., no pudiera con nosotros?

Pues porque a lo mejor hay un actor londinense picando entre horas. Por ahí no vayas, ¿eh? ¡Por ahí no vayas! ¡NI UN KILO DE MÁS! (Grábatelo en la puta mollera).

Una vez resuelto este problema, vuelvo a trasmitirte la ilusión que nos hace contar contigo.

Un abrazo.

Kevin.

P.D.: Evita las patatas paja, que los ingleses sois muy de patatas paja.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento