Sherlock Holmes y Rodolfo Martínez. Especial Sherlock Holmes 2

Sherlock Holmes y Rodolfo Martínez. Especial Sherlock Holmes 2
Sherlock Holmes y Rodolfo Martínez. Especial Sherlock Holmes 2

En 1996, llegó casualmente a manos de Rodolfo Martínez, estupendo autor de ciencia ficción afincado en Gijón, una fabulosa colección de manuscritos del siglo XIX. No pasaría de ser algo anecdótico si no fuera porque el autor era un conocido médico londinense apellidado Watson. Encontrar manuscritos originales del Doctor Watson, con aventuras de su socio Holmes es algo formidable. Pero que sean aventuras inéditas es algo casi mágico. Literalmente, porque como bien indica el doctor, “son historias para las que el mundo aún no está preparado”.

Hablamos con Rodolfo Martínez, para que nos explique cómo es trabajar con el primer detective consultor del mundo.

-Has leído y escrito libros protagonizados por él. ¿Quién es Sherlock Holmes?

Lo suelo describir como el más poderoso icono de la cultura popular del siglo XIX... o XIX-XX, si me apuras, ya que su fama (ya enorme a través de la literatura) se vuelve realmente mundial a partir de las adaptaciones cinematográficas.

¿Quién es en realidad? Bueno. Un tipo irritante, pagado de sí mismo, demasiado seguro de su propia inteligencia, arrogante y con ciertas actitudes bastante insufribles: entre otras cosas, caprichoso como un niño, egoísta y enormemente egocéntrico. Y, pese a todo eso, o quizá gracias a ello, se convierte en un personaje enormemente popular desde su primera aparición.

En cierto modo, creo que es precisamente la mezcla entre sus capacidades (una inteligencia sobrehumana unas dotes deductivas y observadoras increíbles y una fortaleza física no desdeñable) y sus defectos (la vanidad, la arrogancia) lo que hace que el personaje funcione. Añadamos a eso los pequeños toques de "humanidad", las pequeñas actitudes "sentimentales" que a veces vemos asomar en él y tendremos el mito completo.

¿Por qué perdura? En parte por lo que acabo de decir. Y en buena medida también por el mundo en el que se mueve, ese siglo XIX brumoso y lleno de grises, esa sociedad victoriana, aparentemente moral y ordenada bajo cuya superficie se esconde el caos y el mal.

-¿A qué crees que se debe este renacimiento del personaje?, ¿Por qué Holmes vuelve a estar de moda?

No creo que haya dejado de estarlo nunca. Siempre ha sido un personaje que, a un nivel estrictamente comercial, ha funcionado, ya sea en literatura, cine, televisión o incluso cómic. Aunque es cierto que llevaba un tiempo en un segundo plano.

¿Por qué de pronto da un paso y vuelve a estar en primera línea? Es difícil de decir. Pero en buena medida por una concatenación, creo que casual, de circunstancias: la película (ahora ya, películas) de Guy Ritchie y la serie de Moffat vuelven a ponerlo en primer plano. Pudo no haber pasado, pudo no haberse dado la coincidencia de que, tanto en cine como en televisión se estuviera revisando el personaje y adaptándolo a los nuevos tiempos (en cada medio de un modo muy distinto, pero en ambos lugares con mucha inteligencia y buen humor) o, de haberse dado, pudo no terminar de funcionar comercialmente. Esas cosas nunca se saben hasta que pasan.

-¿Para ti qué fueron antes, los libros o las películas?

Ninguna de las dos. Lo primero fue la serie de la BBC protagonizada por Peter Cushing. Eso me llevó al original literario, luego a las películas y, por último, a algunos pastiches.

-¿Cómo fue el germen de tus novelas?, ¿Qué te hizo pensar “voy a escribir un Holmes”?

Pasé buena parte de mi adolescencia pergeñando "fan fiction", aunque yo no la llamaba así: escribiendo relatos ambientados en algunos de mis universos de ficción favoritos. Esas cosas nunca llegaron a buen puerto, pero de algún modo, la idea de escribir algo sobre Holmes nunca se fue del todo de mi mente.

En cierto momento, poco después de haberme releído, una vez más, todo el canon (es decir, los relatos originales de Conan Doyle), se me ocurre la idea de escribir una novela que contase qué hizo Holmes durante el periodo de tres años en que el mundo le dio por muerto. Eso fue el arranque de "La sabiduría de los muertos", novela que escribí en un rapto frenético, con la que me divertí enormemente y que siempre creí que no le iba a poder dar salida. Por suerte, no fue así. En 1995, la novela ganó el Premio Asturias de novela y fue publicada al año siguiente. Y en 2004, Bibliópolis decidió reeditarla. Y, mientras la revisaba para esa reedición, descubrí que, tras más de diez años de haber escrito sobre Holmes, me apetecía volver al personaje. De ahí surgió "Las huellas del poeta", y de ésta surgieron las siguientes dos novelas.

-Tus novelas de Holmes son tremendamente originales y adictivas. ¿Cómo las describirías a aquellos lectores que todavía no las conocen?

Como un viaje, en cierta medida. Un viaje que empieza con una historia de Holmes que intenta -y creo que lo consigue- ser canónica (Watson como narrador, el siglo XIX inglés como ambientación, un caso de asesinato y suplantación de personalidad que hay que resolver) para luego, en el final, dar un giro brusco hacia el fantástico... como una especie de toque de atención al lector, una manera de decirle "cuidado, que este Holmes puede ir por derroteros inesperados".

El viaje continúa con otras tres novelas en las que, poco a poco, Holmes, sin dejar de ser importante, se va convirtiendo en la excusa para recrear en uno solo todos los universos de ficción de mi infancia. Así, se van incorporando cosas como el espionaje, los mitos de Cthulhu, los superhéroes, el western, el pulp más desenfrenado...

-Si fueran a adaptar tus libros al cine, ¿Quién te gustaría que fuera el director?, ¿Cuál sería su casting ideal para los papeles principales?

Difícil cuestión. Christopher Nolan podría ser una buena elección como director. Y Ritchie o Moffat podrían hacer un trabajo estupendo con mi Holmes.En cuanto al reparto, más difícil todavía. Siempre me gustó mucho Rupert Everett como Holmes, por ejemplo, y creo que no sería una mala elección. En cuanto al resto de los personajes... ni idea, la verdad.

-¿Qué opinas de la adaptación cinematográfica de Guy Ritchie?

Me gustó mucho, me lo pasé bomba con ella y me pareció mucho más respetuosa con el original, mucho más "canónica" de lo que los puristas decían. Cierto, potencia el lado más físico y aventurero del detective: pero ese lado, aunque en menores dosis, está presente en el original. Y Ritchie no descuida los otros aspectos de Holmes. Y Robert Downey y Jude Law tienen en pantalla una química prácticamente total.

-¿Y del fenómeno que ha resultado ser la nueva serie de BBC de Steven Moffat (Doctor Who)?

Que me gusta incluso más. Trasladar a Holmes al presente y respetar las claves del personaje es un desafío enorme y Moffat lo pasa con sobresaliente. Su serie me encanta y espero con ansia la segunda temporada.

-¿Con cual te quedas?

¿A quién quieres más, a mamá o a papá? Gana Moffat, pero por poco, no te creas.

-De todas las adaptaciones que has podido ver, en cine, dibujos animados, cómics y libros, ¿Cuáles son tus tres preferidas?, ¿por qué?

Dejaremos fuera tanto la versión de Richie como la de Moffat... o tendría que ponerlas en primer y segundo lugar.

    · Mi pastiche literario preferido es "Adiós, Sherlock Holmes", de Robert Lee Hall: por su fidelidad al original y por la forma brillante en que le da un giro de tuerca inesperado a los mitos holmesianos.

    · Mi película favorita podría ser, quizá, "Asesinato por decreto": porque nos muestra a Holmes contra Jack el Destripador, algo que los fans siempre hemos querido ver, y porque James Mason hace un Watson stupendo y Christopher Plummer un Holmes un poco sentimental que, sin embargo, no está nada mal.

    · Y mi serie de TV, la que ya he mencionado antes, la de Peter Cushing: porque fue la que me acercó al personaje por primera vez.

    -¿Y tu caso “clásico” (del canon) preferido?, ¿por qué?

    Creo que es El signo de los Cuatro, la segunda de las novelas del ciclo. Es modélica en muchos aspectos como caso policiaco y creo que es en ella donde, de verdad, Conan Doyle termina por dejar fijados los elementos básicos de todo el ciclo.

    -Dejamos Londres y nos centramos en tus otros libros. ¿Qué es y cómo funciona Sportula?

    Sportula es, básicamente, el proyecto editorial en el que me he embarcado con dos propósitos: el primero, gestionar los derechos de mis libros en formato electrónico. O, dicho de otro modo, publicar mis libros en formato ebook; el segundo, dar salida a ciertos proyectos demasiado personales que prefiero llevar por mí mismo en lugar de dárselos a un tercero para que los edite.

    Todo ello sin dejar de publicar con otros editores, por supuesto.

    -¿Qué libros vamos a encontrar ahí?

    Por una parte, en papel, dos ciclos narrativos: Drímar y El adepto de la Reina. Y, por el otro, en ebook, además de lo ya mencionado, todos mis libros, al menos con el tiempo y a medida que vaya recuperando sus derechos.

    También, con el tiempo, espero ir publicando a otros autores. El primer paso en esa dirección es la antología (que saldrá esta primavera si todo va bien) dedicada a Akasa-Puspa, el escenario creado por Aguilera y Redal en Mundos en el abismo.

    -Ahora estás trabajando la serie fantástica “El Adepto de la Reina”, donde su protagonista Yáxtor Brandan, nos recuerda también a cierto agente secreto británico con licencia para matar. Háblanos de estos nuevos libros.

    Como he dicho antes, El adepto de la Reina es una de las dos grandes líneas alrededor de las que se articula Sportula.

    La primera novela nació como una suerte de… mezcla imposible entre dos géneros, algo por lo que siempre he sentido predilección. ¿Por qué no situar una novela de espías a lo Bond, me dije, en un escenario de fantasía, incluso de fantasía épica y con toques steam-punk?

    Como ves, la mezcla suena extraña. Pero cuando más pensaba en la idea, más me convencía.

    Mientras la escribía no tardé en darme cuenta de que aquello no era una novela aislada, que estaba ante la primera de un nuevo ciclo narrativo: el escenario, el personaje, su peripecia, su pasado y su posible futuro eran demasiado grandes para abarcarlos con una sola obra. Así, a finales del año pasado apareció El Jardín de la Memoria, la segunda del ciclo, y, si todo va bien, dentro de algún tiempo (de un año, como poco, seguramente más) estará disponible La sombra del adepto. Y entretanto, han ido apareciendo algunos relatos cortos («Embrión» y «Amistad», de momento, pero habrá más en el futuro) que exploran el pasado del protagonista y su entorno y que Sportula ofrece gratis para su descarga como ebooks. Una forma de crear afición y de dar a conocer el ciclo, digamos.

    Toda esta información y mucha más podéis encontrarla en: www.eladeptodelareina.com

    -¿Y qué es Drímar?, ¿Por qué les va a gustar a los lectores de ciencia ficción?

    Drímar es la otra gran línea de Sportula, es el ciclo narrativo que marcó mi actividad como escritor durante los años noventa. Un ciclo de ciencia ficción que abarcaba varios miles de años y que se fue desarrollando en distintas novelas, novelas cortas y relatos, publicados un poco a salto de mata por aquí y por allá.

    Con Sportula he aprovechado para recoger todo el ciclo en cuatro volúmenes y ofrecérselo a los lectores agrupado de un modo coherente. Aparte de que prácticamente todo el material de Drímar estaba descatalogado o era muy difícil de encontrar en el mercado, así que una reedición era casi obligada.

    Como decía, es ciencia ficción. Y, como casi todo lo que hago es una extraña, pero creo que funcional, mezcla de géneros: space-opera con ciberpunk, novela negra con robótica, superhombres con religión e ingeniería genética…

    De nuevo, podéis encontrar información sobre el ciclo en: www.sportularium.com/drimar/

    -¿Puede un autor de ciencia-ficción y fantasía vivir de sus libros desde Gijón?

    Que yo sepa, no. Vivir estrictamente de lo que uno escribe es difícil. Hacerlo dedicándote a la ciencia ficción o la fantasía (o directamente al mestizaje intergenérico, como es mi caso) es más difícil aún, salvo que te dediques a la novela juvenil, probablemente.

    No renuncio a hacerlo en el futuro, pero es algo que tampoco me preocupa demasiado. Si sucede, estupendo. Si no pasa, mientras pueda seguir publicando y siga teniendo lectores, las cosas estarán bien.

    -¿Podrías hacernos una selección de tus cinco títulos preferidos del género (ciencia-ficción y fantasía)?

    Veamos:

      · Pequeño, grande de John Crowley

      · La colina de Watership, de Richard Adams

      · Dune, de Frank Herbert

      · Ojo en el cielo, de Philip K. Dick

      · La ciudad y las estrellas de Arthur C. Clarke

      Diría más, muchos más, pero tendremos que conformarnos con estos cinco, de momento.

      Desde BAZINGA! queremos dar las gracias a Rodolfo, por su tiempo y participación, y mandarle un abrazo muy fuerte. También recomendaros a todos aquellos que no conocéis sus libros, que os asoméis a ellos.

      Esto es BAZINGA!, donde los domingos pasamos a tomar el té por el 221B de Baker Street.

      Sigue a los ninjas de BAZINGA! en su Twitter y en Facebook.

      Mostrar comentarios

      Códigos Descuento