Dishonored: asesino revolucionario, y a mucha honra

Dishonored: asesino revolucionario, y a mucha honra
Dishonored: asesino revolucionario, y a mucha honra

Desde su su presentación en distintas ferias internacionales, Dishonored llamó la atención por su estética. Un acabado cercano al cómic, muy similar al usado en la serie de animación CLONE WARS de STAR WARS, sin llegar a un acabado de «toon» de Bordelands 2. Haciendo uso de toda la potencia del motor Unreal nos meteremos en la piel de Corvo, un asesino que ha de limpiar su nombre y restablecer el gobierno legítimo de la ciudad de Dunwall, cuyas calles se ven asoladas por una terrible enfermedad, virulentas revueltas civiles, la ley marcial y una plaga terrible de ratas.

Esta trama política se verá salpicada aquí y allá por diferentes temas fantásticos que le darán un sabor muy especial a la historia, y que proporcionarán un aliciente más a la mecánica del juego. Mezcla El Conde de Montecristo, con lo que más te gusta de Bioshock y Assassin´s Creed y obtendrás este juego, que a pesar de los elementos que toma prestados de aquí y allí, nos ha resultado muy original. Y lo que es mejor, que esos distintos elementos funcionan bien juntos: el guión es muy sólido, como es normal en los títulos de Bethesda. Engancha y esconde más de un giro inesperado: No podemos pedirle más. La estética es original y nos ha sorprendido lo bien que se adapta al espíritu de la trama. Algunos diseños de personajes nos han parecido soberbios. Pero si un juego te atrapa, normalmente, se debe a su jugabilidad.

Y Dishonored tiene un sistema de juego de los que te tienen durante horas delante de la pantalla. A pesar de que el juego consiste en realizar misiones muy determinadas, en cada uno de los escenarios que visitaremos podremos movernos, generalmente a nuestras anchas. No es un sandbox de esos geniales a los que nos tiene acostumbrados Bethesda, como Skirin o Fallout, pero podremos explorar libremente los escenarios (si bien no serán entornos excesivamente grandes). La mayor sensación de libertad la tendremos a la hora de realizar nuestros objetivos: podremos «ir a saco» arransado con todo lo que se mueva, o ser mucho más discretos. Así podremos afrontar el juego como un shooter de acción en primera persona, o un juego de infiltración y sigilo en primera persona. Lo mejor, es que podemos pasar de ir con cuidado escondiendo cadáveres (o dándoselos de comer a la ratas, para que no quede rastro) a "liarla parda" con sólo cometer una pequeña indiscreción. En Dishonored hay juego para todo tipo de jugadores.

Técnicamente el juego es muy llamativo y no podemos decir que tenga grandes errores. Es cierto que, en especial la versión de PS3, algunas texturas y modelados nos han parecido pobres comparada con la versión de 360. Pero por lo general el motor gráfico funciona bien y encontraremos detalles que nos cautivarán. Sin ir más lejos, creemos que tiene uno de los mejores efectos sonoros de lluvia (especialemnte en interiores, repiqueteando cada gota contra los cristales de las ventanas) que hemos podido escuchar. Un juego equilibrado y correcto, que ha cambiado la espectacularidad por la personalidad.

Dishonored es una agradable sorpresa, un nuevo título de éxito para Bethesda que ahora mismo, es el juego de moda. La revolución ha empezado, ¿te las va a perder?

Esto es BAZINGA!, donde un 5 de noviembre, como hoy, es tan buen día para hacer la revolución como cualquier otro.

Sigue a los ninjas de BAZINGA! en su Twitter y en Facebook.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento