"Sólo tengo orgasmos cuando me masturbo, ¿crees que soy frígida?"

La sexóloga Pilar Cristóbal.
La sexóloga Pilar Cristóbal. (20 minutos)
20 minutos te brinda la posibilidad de despejar todas tus dudas sobre el sexo.

Pilar Cristóbal contesta cada lunes una selección de aquéllas cuestiones que a lo largo de la semana le hayáis confiado sobre el tema de los temas: el sexo.

Lee aquí las respuestas, sus consejos y deja tus dudas.

1.- Tengo 18 años y mantengo relaciones con un chico de 19. Ha sido el primero y nuestras relaciones nunca han sido satisfactorias, pero mas bien por mi parte. Nunca he tenido un orgasmo y eso me está preocupando mucho, hasta tal punto que no se si nuestra relación va a durar mucho mas. Yo empecé fingiendo los gemidos, porque aunque el sabía que yo no tenía orgasmos, cuándo llegaba su momento yo gemía mas fuerte porque sé que eso le excita mucho. A mi me gusta mucho y me excito pero a la hora de la penetración me limito a esperar a que él se corra. A veces me mareo y me duele abajo o me escuezo. No sé bien lo que me sucede. Yo sé bien que no soy anorgásmica porque puedo tener orgasmos con la mano y con el chorro de la ducha. Se lo he contado y es otro motivo de frustración para él porque yo sola los tengo y con él no. Siempre que me masturbo tengo fantasías violentas, que luego me dejan preocupada. ¿Crees que soy frígida? María.

En tu carta nos encontramos con varios de los problemas típicos de las mujeres. El primero y mas importante es el de creer que su sexualidad y su respuesta sexual están al servicio de la satisfacción del hombre. Por eso finges o has fingido el orgasmo para que él se lo pase bien y por eso no has sido capaz de contarle como y donde te gusta que te acaricie. El segundo es pensar que la forma adecuada de conseguir el orgasmo es con la penetración. Efectivamente hay mujeres que pueden tener orgasmo durante la penetración, pero, en general es acariciando el clítoris o sus alrededores como se consigue más fácilmente, como tu bien sabes.

En absoluto eres frígida, ya que lo que quiere decir este término es que no hay deseo sexual, y tu no solamente tienes deseo sino que también te excitas, tienes fantasías y orgasmos. Tu problema es que no consideras tu modo de expresarte sexualmente como adecuado y pretendes encauzar tu sexualidad dentro del modelo que crees normal. El sexo es posiblemente el aspecto de la personalidad en el que somos mas libres, porque, afortunadamente tiene sus propias leyes y no es bueno intentar cambiarlas, lo adecuado es dejarlo fluir tal como viene y disfrutar sin culpas de lo que se tiene. Habla con tu pareja y cuéntale como te gusta hacerlo o mejor déjale que presencie como te masturbas para que aprenda, hazle participe de tus fantasías y posiblemente esta sinceridad enriquezca vuestras relaciones. La mayoría de los chicos se sienten muy felices cuándo se les descarga de la responsabilidad de tener que cumplir.

2.- Soy una mujer de 25 años y, la verdad es que no he tenido muchas experiencias sexuales, pero ahora, llevo saliendo cuatro meses con un chico. Él es muy bueno y simpático y me gusta mucho. Hemos empezado a tener relaciones sexuales completas y me he dado cuenta de que me molesta que me toque el pecho y el culo. Bueno, que me lo toque un poco no me importa, pero es que me da la sensación que no tengo otra cosa en el cuerpo. ¿Qué me pasa o qué le pasa? Ana.

La mayoría de los hombres sienten una inmensa curiosidad por los aspectos de la anatomía femenina que ellos no tienen, y por eso los tocan y acarician con mas insistencia que otras partes. También muchos hombres creen que esas son las zonas erógenas femeninas por excelencia y que tocándolas tu te vas a excitar automáticamente.

Creo que lo mejor en estos casos como en muchos otros es un dialogo cálido y sereno sin reproches ni enfados. Las mujeres creemos que los hombres son unos expertos en sexo y no creas que saben mucho más que nosotras mismas. Cuando estéis juntos llévale la mano a otras zonas muéstrate activa con dulzura y vete enseñándole lo que te gusta y lo que no te gusta, verás como él es capaz de aprender con toda facilidad.

3.- Mi pareja me contó que algunas veces tenía la fantasía de verme haciendo el amor con mi mejor amiga. Me lo contó como una cosa sin importancia pero yo me siento muy mal desde entonces porque me parece que le gusta mi amiga. Lo peor es que también me siento incomoda con ella. ¿Crees que me está haciendo traición? ¿Esas fantasías son deseos insatisfechos? Beatriz.

La fantasía es el único campo del pensamiento en el que somos absolutamente libres y si está bien cultivada es una fuente inagotable de placeres y sensaciones nuevas. La ventaja más importante que tiene la fantasía es que permite realizar deseos que de otro modo podrían convertirse en obsesiones. Fantasías lésbicas las tienen casi todos los hombres y disfrutan con ellas, el que sea con tu mejor amiga posiblemente se deba a que os ve con tanta frecuencia juntas que os puede imaginar queriéndoos, es más fácil esto que imaginar a alguna desconocida.

No se si le gusta tu amiga o no, lo que si sé es que, el deseo es libre pero puede fácilmente sujetarse a la voluntad y que si empiezas a inventarte infidelidades posiblemente estropees dos buenas relaciones, la que mantienes con tu pareja tu pareja y la de tu amiga. Deja de preocuparte y valora la sinceridad de tu marido al contártelo.

4.- Desde que empecé a tener relaciones sexuales me di cuenta que necesito una cierta dilatación vaginal para excitarme. Cuando me masturbo me meto dos o tres dedos y llego al orgasmo muy fácilmente, yo creía que cuando tuviera mi primer coito con el pene sería suficiente, pero cuando estoy con mi pareja noto que me falta algo, no sé si es que su pene no es lo suficientemente gordo o es la postura que no me roza como a mi me gusta. Me da mucha vergüenza contarle esas cosas porque siempre lo he llevado en secreto y me hace sentir un poco viciosa. Pero si no es así yo no me entero de nada. Conchita.

Seguramente que durante tus masturbaciones lo que has estado haciendo es estimulando la zona del periné, que es ese músculo como una almohadilla que hay entre la vagina y el ano. Esta zona es muy sensible y su estimulación puede llevarte hasta el orgasmo con facilidad, también estoy segura que para tener vuestras relaciones estás adoptando la postura del misionero, es decir él encima y tú debajo cara a cara.

Lo imagino porque en esa postura es muy difícil que se estimule la zona que a ti te gusta. Intenta la penetración por detrás, con esta el pene presiona sobre el periné y produce una dilatación extra del orificio vaginal. No creo que tu pareja tenga ningún inconveniente en cambiar de postura y además la que te propongo suele gustarle mucho a la mayoría de los hombres.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/155321/0/consultorio/pilar/cristobal/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios