Logo del sitio

Un estudio de Facebook revela que 360 millones de sus usuarios son adictos compulsivos a esta red social

Gente usando un móvil
Gente usando un móvil.
CREATIVE COMMONS

Una investigación llevada a cabo por Facebook ha revelado que alrededor de 1 de cada 8 de los 2.900 millones de usuarios de la red social tienen problemas similares a la adicción, según las conclusiones del informe.

Esta adicción lleva aparejada problemas que afectan el sueño, el trabajo, la crianza o las relaciones de los usuarios. Facebook llama eufemísticamente a estos problemas 'uso problemático', pero en el mundo en general se conoce más comúnmente como 'adicción a Internet'.

Los usuarios "perciben que los patrones de uso son peores en Facebook que en cualquier otra plataforma importante de redes sociales, y todas buscan que los usuarios vuelvan", según reza el informe, publicado por el Wall Street Journal.

Esta información estaba contenida en documentos filtrados a este medio, informes basados en documentos internos proporcionados por la extrabajadora de la compañía Frances Haugen, quien testificó ante el Congreso de los Estados Unidos el mes pasado.

Las cifras absolutas implican que estos problemas de adicción afectan al 12,5% de los usuarios de Facebook o lo que es lo mismo, más de 360 millones de personas en todo el mundo.

La adicción no es homogénea en todo el mundo. Los investigadores estimaron que alrededor del 10% de los usuarios de EE UU son adictos y se cree que las cifras llegan al 25% en Filipinas e India, el "mercado más grande de la empresa".

La investigación sobre cómo el uso de las redes sociales podría afectar negativamente la vida cotidiana de las personas se inició hace varios años con la idea de mitigar cualquier comportamiento dañino que la empresa identificara.

Los investigadores notaron cómo algunos usuarios carecían de disciplina en cuanto a la cantidad de tiempo que pasaban en Facebook. "Actividades como las compras, el sexo y el uso de Facebook, cuando son repetitivas y excesivas, pueden causar problemas a algunas personas", dice el informe.

"Actividades como las compras, el sexo y el uso de Facebook, cuando son repetitivas y excesivas, pueden causar problemas a algunas personas"

Estos problemas incluían cosas como la pérdida de productividad en personas que no podían completar tareas en sus propias vidas debido a la cantidad de tiempo que pasaban en Facebook.

Otros usuarios informaron de falta de sueño debido al uso nocturno. En algunos casos, "los padres se centraron más en Facebook que en el cuidado o la vinculación con sus hijos", escribieron los investigadores.

Los investigadores notaron que no solo Facebook se usaba compulsivamente, sino una variedad de otras aplicaciones de redes sociales, incluidas Instagram y WhatsApp, que son propiedad de la empresa matriz Meta.

Twitter y Snapchat también se mencionaron y los usuarios se sintieron presionados para responder a los mensajes y buscar constantemente contenido nuevo en sus teléfonos inteligentes.

Así se provoca la adicción

Varias funciones de las aplicaciones desencadenarían un uso adictivo, incluida la aparición de puntos rojos que alertan de cuándo hay nuevo contenido disponible para hacer clic.

Los vídeos que se reproducen automáticamente también se encontraron como otro factor que dificultaba dejar la aplicación. Facebook tiene configuraciones que permiten a los usuarios desactivar las notificaciones y la reproducción automática de videos, pero no son fáciles de encontrar.

Un 'equipo de bienestar del usuario' de Facebook sugirió varias soluciones para frenar el 'uso problemático', algunas de las cuales se implementaron. Una medida que se sugirió y luego se introdujo fue reducir la frecuencia de las notificaciones de los usuarios y crear herramientas que alentaran a las personas a tomar descansos.

La postura de la compañía

En última instancia, el equipo que hizo las sugerencias para reducir tales problemas de adicción se disolvió en 2019, aunque un portavoz de la compañía le dijo al Journal que Facebook todavía estaba "dedicado" a resolver el problema.

"Tenemos un papel que desempeñar, por eso hemos creado herramientas y controles para ayudar a las personas a gestionar cuándo y cómo utilizan nuestros servicios", dijo Dani Lever, portavoz de Facebook, en un comunicado.

"Además, contamos con un equipo dedicado que trabaja en todas nuestras plataformas para comprender mejor estos problemas y garantizar que las personas utilicen nuestras aplicaciones de manera significativa para ellos", dijo.

Al parecer, la compañía está haciendo un nuevo intento de abordar el "uso problemático", incluidos otros problemas de bienestar, como la imagen corporal y la salud mental.

Los investigadores agregaron una advertencia a su análisis mientras reflexionaban si Facebook realmente estaba causando problemas para dormir o si las personas que ya tenían problemas para dormir simplemente estaban recurriendo a Facebook en busca de comodidad.

Los investigadores instaron a que se realicen más investigaciones sobre el tema antes de que finalmente se extinga su unidad. "Damos la bienvenida a otros equipos a aprovechar estas oportunidades", publicó uno de los investigadores en el sistema de comunicaciones internas de Facebook.

Lo que en realidad hacen

A pesar de los hallazgos negativos de la propia investigación de la compañía, en 2017 un ejecutivo de Facebook abordó los problemas de la adicción a las redes sociales desde el punto de vista opuesto.

Sugirió que un consumo pasivo de las redes sociales podría hacer que las personas se sientan peor, pero aquellos que fueran más activos se sentirían mejor: "La interacción activa con la gente, especialmente el compartir mensajes, publicaciones y comentarios con amigos cercanos y recordar interacciones pasadas, está vinculado a mejoras en el bienestar", dijo la compañía.

La sugerencia hizo que Facebook ajustara su algoritmo para publicar contenido que a menudo provocaba enfado porque tales publicaciones resultaban en una mayor participación de los usuarios.

Tales hallazgos fueron revelados en documentos copiados por la exempleada de Facebook Frances Haugen que, según ella, esencialmente mostraban que la empresa entendió el daño que estaba causando, pero no actuó en consecuencia.

Algunos informes, por ejemplo, sugerían que Facebook sabía que su plataforma Instagram era tóxica para los usuarios adolescentes.

Haugen testificó ante el Congreso el 5 de octubre, diciendo que Facebook era "internamente disfuncional" y que era poco probable que cambiara sus comportamientos sin la acción de reguladores externos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento