Alejandro Sanz
Alejandro Sanz, en una foto en Bolivia. Efe

Alejandro Sanz se unió al intenso debate que agitó Internet en las horas previas al rechazo en el Congreso de la ley Sinde.

El cantante utilizó su perfil en Twitter para tachar de "cobardes" a los políticos españoles que no apoyan la nueva medida: "Qué cobardes los políticos españoles, no van a a votar a la ley Sinde de protección a la propiedad intelectual porque es impopular". El cantante se despachó a gusto, y dirigió otro adjetivo a los parlamentarios: "hipócritas".

Si se rechaza la ley, los beneficiados serán los operadores, no los usuarios El tweet del artista provocó reacciones encendidas entre los internautas contrarios a la ley. Algunos le han echado en cara que viva fuera de España, que tribute en otro país, que tenga una situación económica envidiable y que disponga de una enorme mansión. Todos estos factores, según el parecer de una parte del ciberespacio, impiden que las manifestaciones de Sanz tengan algún peso.

Sólo un tuitero aseguró que se hará con toda la discografía del autor de Corazón Partío después de que éste haya llamado "hipócritas" a los políticos españoles, algo que celebra.

La intervención de Sanz provocó tal revuelo que hasta el hashtag recién creado #alejandrosanzfacts se ha convertido en trend topic (uno de los más comentados en la red social de Twitter) en unas pocas horas.

Bajo ese epígrafe, se escuda una variada colección de puyas contra Sanz: ""Cada vez que alguien escuchar música descargada de Alejandro Sanz...¡ah, esperen, que ya nadie escucha Alejandro Sanz", ironiza un internauta, mientras otro le agradece que se haya prestado gratuitamente para el "linchamiento al famoso" del día.

De la Iglesia, a favor

Otro que defendió la nueva ley propuesta por el Gobierno es el cineasta Álex de la Iglesia, quien consideró en las horas previas a la votación que si era rechazada, las principales beneficiarias serán las compañías telefónicas y no los usuarios. "Los políticos han de solucionar problemas y éste es un problema", ha sostenido.